La mejor máscara de Halloween: Un estudio demuestra que los humanos presentamos miedo ante los mismos estímulos que el resto de primates

¿Os imagináis cual sería la mejor máscara para este Halloween? ¿Quizás una boca bien abierta mostrando unos grandes y amenazadores caninos? ¿Y unos grandes ojos brillantes con las cejas fruncidas?

Por Sandra Ballesta – Unidad de Investigación de @FundacioMona

¿Los animales no-humanos serán capaces de percibir la naturaleza tenebrosa de las máscaras de Halloween? En un estudio hecho con animales de un Zoo se desvela qué animales temen estas máscaras y ante cuáles muestran una reacción más miedosa.

Tres hipótesis se barajaron para intentar predecir cómo iban a responder los animales ante el estimulo:

1) Hipótesis cultural humana: Sólo los humanos experimentarán terror, posiblemente porque son los únicos capaces de imaginar o creer en los fantasmas o los seres mitológicos y sobrenaturales.

2) Hipótesis biológica general: Aunque las máscaras de Halloween a veces representan personajes sobrenaturales como brujas, hombres lobo y vampiros, estos suelen poseer ciertas características faciales que pueden recordar a los predadores. Por lo tanto, según esta hipótesis, tanto los primates como los no primates, todos van a mostrar miedo ante las máscaras.

3) Hipótesis biológica primate: Los primates Haplorrhini poseemos un complejo sistema muscular en la cara: ojos, cejas, orejas, boca, labios… se pueden mover y contraer generando así un amplio repertorio de expresiones faciales. Esta morfología combinada con nuestro avanzado sistema visual, ha conducido a las expresiones faciales a ser un sistema esencial de comunicación. Por lo tanto, según esta hipótesis, sólo los primates (humanos y no humanos) percibirán la naturaleza tenebrosa de las máscaras de Halloween.

Para realizar el estudio, se empleó una muestra de 33 animales (14 humanos, 10 primates y 9 no-primates). La muestra de primates no humanos era muy variada: de chimpancés hasta monos araña. Y entre los 9 participantes no primates había carnívoros, pájaros y mamíferos ungulados.

Sin título

Las 13 máscaras se utilizaron de estímulo para los humanos y los animales. Las máscaras están ordenadas según la puntuación que dieron los humanos (de menos miedo a más miedo). El número 14 era el experimentador que hacia la prueba control sin máscara para los animales

El experimento analiza la evitación del animal a la máscara mesurando la latencia de respuesta para coger comida de un experimentador enmascarado. Es decir, se interpreta que cuanto más tarda en coger la comida (o si no la coge en 120 segundos) la sensación de miedo es mayor, y a la vez, una latencia más breve indicará que la máscara no es percibida por ese animal como tenebrosa. Además, para comparar los resultados, los participantes humanos clasificaron las máscaras según su percepción de miedo.

Se presentaron 13 máscaras en orden aleatorio a cada uno de los animales. Antes de los ensayos con las máscaras, se registró la latencia de respuesta con el experimentador sin ir disfrazado.

¿Cuáles fueron los resultados? La latencia de respuesta de los primates no humanos fue significativamente mucho mayor que la de los no primates, los cuáles no parecieron temer ninguna de las máscaras presentadas. Por lo tanto la hipótesis biológica general,  la cual predecía que todos los animales mostrarían miedo,  queda descartada.

Además, la latencia de respuesta de los primates del Zoo correlacionó positivamente con la clasificación que hicieron los humanos: los primates humanos y no humanos mostraron niveles similares de miedo a las mismas máscaras.

Por lo tanto la hipótesis cultural humana también se descarta, y se confirma así la hipótesis biológica primate, la cual predice que todos los primates (humanos y no humanos) deberían percibir las máscaras como un estímulo siniestro, en contraste con los no-primates.

Respecto a la estructura de la máscara, se deben observar los largos caninos en las máscaras 11, 12 y 13, las cuáles fueron consideradas las máscaras más tenebrosas por los humanos y por los primates del Zoo. Además, las máscaras que fueron percibidas como las más siniestras por los humanos y por los primates no humanos, tienen muchas características similares con la expresión de amenaza.  s5

Sin embargo, algunos datos sugieren algunas diferencias entre la percepción de los humanos y los primates no humanos: La máscara 5 (gorila), fue clasificada por los humanos como “produce miedo moderadamente”; en cambio la clasificación a partir de las respuestas de los primates del zoo, fue de “produce mucho miedo” –fue la máscara que más temieron-. Esta reacción tiene cierto sentido porque los primates del zoo pueden haber interpretado al gorila como un conspecífico amenazante y peligroso.

Este estudio nos aporta nuevas claves para entender los aspectos de la evolución de la expresión y percepción facial. Nuestras especies son tan próximas que utilizamos los mismos elementos para discernir entre alguien peligroso y amenazante de entre alguien que no lo es. ¿Qué más podemos llegar a tener en común?

Y recuerda: para tener la mejor máscara de este Halloween procura que muestre unos largos dientes con un aspecto amenazante y feroz!

Artículo: Sinnott, Joan M.; Speaker, H. Anton; Powell, Laura A.; & Mosteller, Kelly W.(2012). Perception of Scary Halloween Masks by Zoo Animals and Humans. International Journal of Comparative Psychology, 25 (2012): 83-96

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s