Conversando sobre creencias, anhelos y deseos con Fundació Mona

Por Teresa Sauquet @TeresaSauquet y Sara Ortín @kaLaortin

beamona

Fundació MONA, centro de recuperación y rehabilitación de primates no humanos, está ahora en nuestro punto de mira. Esta vez, chimpancés y macacos no serán los protagonistas directos, sino más bien los primates humanos que se dejan la piel día a día en la Fundación, para que aquellos puedan vivir con el bienestar que merecen. Entrevistamos a tres personajes con funciones muy distintas en el organigrama del centro, y aunque no los únicos, representan los tres puntales de la Fundación: Dirección, Investigación y Manejo.

 ofeliu  mllorente  agomara
Olga Feliu, Licenciada en Veterinaria y Máster en Primatología, es la fundadora con la responsabilidad de la Dirección del centro. Miquel Llorente, Doctor en Psicología, Responsable de la Unidad de Investigación y Etología de Fundación Mona y Director del Máster en Primatología de la Universitat de Girona. Alba Gómara, licenciada en Psicología y Máster en Primatología, responsable del Departamento de Cuidado y Manejo de los animales.

 

Actualmente nuestra sociedad se halla cada vez más dividida, parece que mucha gente se cuestiona la visión antropocéntrica que el hombre ha venido practicando hasta ahora con resultados nefastos para el medio ambiente y el bienestar de muchos animales. Desde la Fundació MONA se trabaja para fomentar el cambio desde la recuperación y rehabilitación de chimpancés y macacos hasta la concienciación y educación a través de visitas guiadas a particulares y colegios. ¿Cuáles crees que deberían ser los pasos para el cambio de nuestra sociedad y en qué puede contribuir MONA?

ofeliuOLGA

Los pasos a seguir para el cambio están muy claros a mi parecer. Un cambio de conciencia que se podría conseguir a través de la educación, no veo otra posibilidad. Esta educación debería empezar por los niños, pero acompañados de los padres. Me ocurre con mis hijos que llegan con grandes ideas de la escuela relacionadas con el consumo perjudicial de ciertos productos (uso del papel de aluminio, por ejemplo) y aunque yo estoy de acuerdo con ellos, las mismas prisas hacen que no pueda ser coherente conmigo misma. La educación debe ser por tanto conjunta.

Desde la Fundación MONA creo que nuestra manera de contribuir sería seguir educando hacia el respeto a los animales y el medio ambiente. Nuestro proyecto Monaeduca se dedica específicamente a esta tarea en el ámbito de las escuelas, recibiendo grupos de niños en nuestro centro, pero lo ideal sería prolongar el proyecto y entrar directamente en las escuelas, para ser más efectivos en la educación, no solo en primates, sino también en otros animales y sobretodo en la conservación del planeta. A través del Master en Primatología que organiza la Fundación MONA con la UDG ya estamos en la universidad, un gran reto para nosotros, con lo cual quizás el siguiente paso sería entrar en las escuelas.

mllorenteMIQUEL

El hecho de que MONA sea un centro abierto, transparente y accesible puede facilitar humildemente las cosas. La gente necesita ver y conocer de primera mano. De esta manera, tanto las visitas de familias, personas interesadas y sobre todo escuelas e institutos facilita que haya una toma de contacto con la dura realidad de estos animales. Son estos pequeños y gestos que sumados podrán servir de punto de apoyo para ese necesario cambio que necesita nuestra sociedad en favor del medio ambiente y de la protección y bienestar de los animales.

agomaraALBA

El público que visita la Fundación Mona es en su mayor parte familias, y después de años de realizar las visitas guiadas, he detectado que hay tres mitos que la gente tiene en su cabeza y que debemos que destruir.

El primero es que el chimpancé no es un animal doméstico, es un animal salvaje, y el mítico personaje “Chita” de “Tarzán” ha hecho mucho daño. Se ha visto al chimpancé como el mejor amigo del hombre, humanizándolo y obviando muchas facetas del mismo. A su vez, todo lo asociado al entorno Walt Disney, que también ha fomentado una serie de creencias muy negativas. La gente ha creado una versión falsa de lo que es el mundo salvaje, pensando que uno puede ir a África a realizar un safari y bajarse del coche para acariciar una cría de león, sin ser consciente del peligro al que se ve expuesto. Sólo el humano tiene este tipo de conductas. El resto de animales se mueven con mucha cautela, valorando los peligros a los que se exponen. Sin embargo el humano tiene tendencia a tocarlo todo y a acosar al resto de animales, sin plantearse las consecuencias. Debido a estas influencias, junto a la de literatura infantil mal enfocada, no hay conciencia ni conocimiento acerca de los animales, ellos funcionan de otra manera, y hay que respetarlos.

El segundo mito que deberíamos destruir es que el humano se halla en la cúspide de la pirámide, situándonos por encima de todo el resto de seres vivos.

Y el tercer mito es que la gente cree que “venimos del mono”. Esta creencia es difícil de destruir y más en una visita guiada, explicar que la relación actual que tenemos con el resto de primates es un antecesor común que existió hace 5 millones de años… es difícil de transmitir. De manera que al final les dices que eso no es así exactamente y te quedas ahí.

En realidad hay todavía más creencias falsas que detecto en las visitas, aunque con poder aclarar estas tres, ya me doy por satisfecha.

Se te aparece repentinamente el Genio de la lámpara: Puedes pedir 3 deseos, siempre y cuando sean para la Fundació MONA. ¿Qué pedirías?

ofeliuOLGA

Todos los deseos están relacionados con el dinero, de manera que mi deseo sería tener presupuesto suficiente para poder contratar a un cuidador más, mejorar las instalaciones y tener la posibilidad de contar con una persona que se encargara del fundraising (conjunto de actividades a desarrollar para captar y gestionar fondos).

mllorenteMIQUEL

Tres son pocos! pero por pedir: (1) Mayor apoyo por parte de las instituciones públicas que impliquen un compromiso firme y real hacia nuestro proyecto; (2) más donaciones y número de socios y padrinos que facilitaran poder rescatar y rehabilitar a un mayor número de primates, y (3) mayor reconocimiento de la labor que venimos desarrollando tanto en formación como en investigación desde hace más de una década; es decir, un reconocimiento objetivo al desarrollo de la primatología que se ha venido haciendo desde MONA en los últimos años.

agomaraALBA

Tengo claro que mi primer deseo seria tener un equipo estable para cualquier departamento de la Fundación. En el de cuidadores, contar al menos con 3 o 4 personas fijas, para poder tener días libres y organizarnos las vacaciones de manera que no interfiera ni afecte a los chimpancés directamente, poder organizarnos de forma adecuada y que la falta de personal no afecte al correcto desarrollo de las tareas. De esta manera MONA podría avanzar y evolucionar. Asimismo, desearía 2 personas para todo el trabajo de oficina y un equipo estable en el departamento de investigación, todos remunerados. Tal como estamos ahora, nos vamos manteniendo, pero un equipo estable permitiría poder conseguir más objetivos. Al final parece que todo redunda en el dinero, quizás el deseo sería un arbolito que produjera monedas…

Mejorar las infraestructuras del centro sería mi segundo deseo, y soñando…aunque la ubicación del centro me parece adecuada, preferiría un entorno más seguro, lejos de carreteras y polígonos industriales, en un lugar aislado. Las instalaciones también se podrían mejorar, desde una sala de educación, un laboratorio de investigación, una zona para el descanso de los voluntarios, cocina…y las instalaciones de los chimpancés también podrían mejorarse mucho. Como los dormitorios o proveer a los exteriores con más zonas de sombra…

Mi tercer deseo sería recibir la noticia de que ya no hay más monos que rescatar, que todo está ya solventado.

Actualmente estamos viviendo las consecuencias de un desarrollo acelerado desde la revolución industrial: incremento espectacular de la población, grandes desigualdades sociales, explotación insostenible de los recursos y consecuente destrucción del hábitat….todo ello ha desembocado en una crisis mundial, que va más allá de lo económico, hablándose incluso de una crisis de valores. Vamos a imaginar que invertimos los papeles, y son los animales no humanos, en concreto los chimpancés, los que habitan de forma mayoritaria el planeta. ¿Crees que ellos lo hubieran gestionado mejor?, o por el contrario, ¿Crees que hubieran incurrido en los mismos errores y llegado al mismo punto en que nos hallamos ahora?

ofeliuOLGA

Cogiendo el modelo actual de chimpancé, con las condiciones actuales en cuanto a hábitat y poblaciones, yo creo que ellos no arrasarían como lo hemos hecho nosotros. Sin imaginar que este chimpancé pudiera evolucionar hacia algo desconocido, y contando con lo que sabemos de ellos, creo que tendrían más cuidado en la utilización y explotación de los recursos. En el caso en que evolucionaran hacia otras necesidades, ya no hablaríamos de chimpancés.

El hombre siempre quiere más, esa es su naturaleza, la evolución nos ha llevado hasta ahí. Sin embargo creo que ahora estamos siendo conscientes de que nos hemos pasado de la raya, y estamos reculando. En el caso de los chimpancés, no creo que pudieran llegar a una superpoblación, ellos mismos se autoregularían. Hace poco, por ejemplo, se ha descubierto una población de unos 5.000 chimpancés aproximadamente en el norte del Congo. Se han realizando dos censos con una diferencia de 6-7 años, y se ha visto que tanto el censo como el hábitat se mantienen estables. Los chimpancés tal y como los conocemos ahora, no hubieran llegado a donde hemos llegado nosotros, estoy convencida de que hubieran gestionado las cosas de otra manera.

mllorenteMIQUEL

Sin lugar a dudas, en absoluto habría sucedido lo que ha sucedido con nuestra especie. El hecho es que desde la divergencia de nuestros caminos evolutivos hace unos 6 millones de años, los chimpancés, al igual que muchísimas otras especies animales han conseguido convivir con su medio de una manera relativamente sostenible. Nosotros hemos “conseguido” adaptar y modificar el medio a nuestro gusto y necesidad, mientras que los chimpancés – al igual que el resto de especies animales – han tenido que adaptarse a un medio cambiante. Creo además que es un cambio relativamente reciente. No es que nuestra especie conviviera plácida y felizmente en interacción con su medio durante el Paleolítico,… pero sí que es cierto que el paso de las sociedades cazadoras-recolectoras a las sociedades agricultoras – a partir del Neolítico – ha acelerado los cambios a un ritmo más que trepidante. La evolución de nuestras capacidades cognitivas ha tenido mucho que ver en todo ello, así como también la revolución tecnológica, social y cultural de nuestra especie en los últimos decenios. Sólo cabría esperar que tomáramos conciencia de nuestros actos, que aprendiéramos del pasado y que supiéramos utilizar todo ese conocimiento como especie para poner en marcha una nueva (re)evolución sapiens.

agomaraALBA

Tengo la idea en la cabeza de que el humano ha llegado donde está por su propia naturaleza, su alta capacidad cognitiva le ha llevado a consecuencias positivas y negativas, a crear y a destruir. Aunque reconozco las consecuencias negativas de muchas acciones del hombre, lo disculpo en el aspecto de que hasta donde ha llegado es hasta donde podía llegar: es capaz de crear bombas atómicas, guerras, destruir la capa de ozono…pero desde mi punto de vista no se puede esperar otra cosa.

Una característica propia es que hemos creado una distinción, primero estamos nosotros y después el resto de fauna. Cuando llegamos al momento en que nos creímos superiores y dueños de todo, nos hemos visto capaces de destruir. No creo que el chimpancé haya llegado a este punto, y creo que ellos pueden llegar a un punto de equilibrio con su entorno, regulándose entre ellos. El antropocentrismo es a mi parecer la causa de tanta destrucción. El chimpancé no se comporta de la misma manera, no destruye por destruir, puede matar si es para alimentarse, o si es por competencia por el alimento o las hembras, pero no gratuitamente. Ellos se mueven en función de otras variables.

Creo que el humano ha desconectado de la naturaleza, de la que forma parte, y ahora parece que somos conscientes de ello y estamos volviendo a restaurar ese vínculo. Se está hablando mucho actualmente de los derechos de los animales, de las dietas vegetarianas o veganas….El hombre ya ha destruido mucho, y se ha olvidado de lo importante, las relaciones familiares, los mayores…hemos perdido los valores que nos definen como especie.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s