Conocemos a: Pablo Rodríguez, veterinario de fauna salvaje

Por Carmen Hernández Jiménez, alumna del Máster de Primatología de la Universidad de Girona y Fundació Mona (promoción 2014-2016)

 

Hoy entrevistamos a Pablo Rodríguez, veterinario de zoológico y fauna salvaje con gran experiencia clínica. Ha colaborado con numerosos proyectos de conservación en Europa, África y Latinoamérica y trabajado en diversos Zoos y centros de rescate de España, Portugal y Chile. Fue cofundador de Wildvets, sociedad española que ofrecía servicios veterinarios a zoológicos y centros de rescate. Y, actualmente, es cofundador y veterinario de The Logical Zoo Consultancy (TLZC), consultora especializada en ofrecer servicios integrales a Zoológicos, Acuarios, Centros de Rescate y ONGs (tlzc.org).

Imagen1

Pablo Rodriguez LicVet MSc (Wild Animal Health). Foto de la página web tlzc.org

 

La formación universitaria de veterinaria no está enfocada al estudio de la fauna salvaje. ¿Fue fácil para ti conseguir especializarte en este ámbito?

Es cierto que no tenemos un sistema universitario que ayude a especializarse en medicina de fauna salvaje. Pero piensa también que son muy pocos los que realmente consiguen trabajar de forma estable en este campo. Quizás unos pocos miles a nivel mundial. En mi caso, yo me gradué en una época en la que no había tanto interés en la materia, aunque yo sí lo tenía. Tuve la suerte que el equipo técnico del Zoológico de Jerez de la Frontera me acogió durante casi dos años. Y de ahí, hasta hoy por la mañana. En realidad, nunca he trabajado con otras especies que no fueran silvestres o exóticas.

Fuiste cofundador, administrador y veterinario de la Sociedad Wildvets. ¿Qué os motivó para realizar esta iniciativa? ¿Qué dificultades encontrasteis a la hora de desarrollar el proyecto?

Cuando creamos Wildvets había un boom de zoológicos y colecciones privadas. Solo en Sevilla había 4 o 5 zoológicos. Vimos que había una falta de servicios especializados, así que nos organizamos. Empezamos a trabajar desde el primer día. Hacíamos de todo. Transporte de animales, atención médica, diseño de instalaciones….La principal dificultad es que las colecciones pequeñas o medianas de aquella época, de corto recorrido, prácticamente solo invertían en los animales. El resto, todo lo que significa una institución zoológica, eran “gastos”, y el veterinario es un “gasto”, por lo que había poca continuidad y estabilidad.

Imagen2Has realizado publicaciones tanto en revistas científicas como en Congresos Internacionales, ¿Hasta qué punto consideras que la investigación y la publicación son fundamentales para el desarrollo profesional de un veterinario en esta materia?

Yo he aportado poquito en este sentido. De eso me doy cuenta ahora. Si cuando empecé hubiera tenido alguien a mi lado con habilidades científicas, que me hubiera enseñado a que se puede trabajar y a la vez organizarse para tomar datos, habría publicado mucho más. He tenido en mis manos casos realmente interesantísimos. En general, los veterinarios clínicos publican poco. Salvo excepciones. Desde mi punto de vista, si eres un clínico, que está a pie de campo con los animales, es esencial no olvidarte de transmitir un poco lo que haces. Al nivel que tenga cada uno. Eso también hace que te mantengas al tanto de publicaciones y te ayude a tener más plasticidad mental. Pero no nos olvidemos que los zoológicos no son universidades ni los clínicos de campo investigadores.

He visto en tu Curriculum Vitae que has viajado a muchos países. ¿Consideras que un veterinario de fauna salvaje tiene que salir fuera de España para poder desarrollar su trabajo?

Bueno, en mi caso es porque yo además lo he buscado. Pero la respuesta en general es que sí. Todos deberíamos ir donde están los animales, viajar a las conferencias de nivel donde están los buenos veterinarios de fauna salvaje dando charlas y comparar lo que haces tú con lo que hacen otros. Viajar y observar es además el tratamiento perfecto para los cortos de espíritu. Hasta que no estás en Congo o en Sao Paulo no puedes entender por ejemplo, lo diferente que es la climatología y la selva del lugar a la de nuestras ciudades europeas. Allí han evolucionado por miles de años las especies que tenemos en zoológicos. Y de repente vemos orangutanes en la nieve u osos polares a 40 grados y todavía nos preguntamos si eso está bien o no.

He leído que has realizado intervenciones en África con chimpancés:

¿Cuáles han sido las más frecuentes o significativas?

Cuando tuve oportunidad de ir a África lo hice principalmente para ayudar al proyecto de la Dra. Carmen Vidal. Ella es una de las mejores personas que he conocido en mi vida y de las más comprometidas profesionales que puedas encontrar. Su proyecto consistía principalmente en crear un centro de rehabilitación de primates al este de la RD de Congo, casi en la frontera con Ruanda. Así que yo iba allí los inviernos a continuar su labor. En Zambia organizamos un workshop con profesionales muy reconocidos y estudiantes de todo el mundo. Allí anestesiamos casi 80 chimpancés en 10 días, para hacerles el primer chequeo sanitario de sus vidas.

¿Qué destacarías, desde un punto de vista veterinario, de la medicina de grandes simios?

La respuesta abarcaría un libro completo. En general, que el clínico debe entender que son animales con fuertes cohesiones sociales y muchas veces las respuestas no son puramente medicas/farmacológicas.

¿Qué aspectos valoras como más importantes a la hora de trabajar con primates?

Yo siempre he perseguido sentirme útil en lo que hago. Y creo que algunas veces lo he incluso conseguido. Cuando pude estar en África, me reconfortaba la sensación de estar poniendo tu granito de arena a un proyecto muy noble, con animales increíbles que caían en manos del tráfico ilegal y del bushmeat. En centros de rescate de primates, como cuando pude estar en Rainfer en Madrid, o en zoológicos, pues trato de ayudar a los mismos increíbles animales que están en condiciones de cautividad.

chimp¿Consideras que la medicina veterinaria de primates requiere una especialidad universitaria específica?

Debemos entender que desarrollar una especialidad universitaria específica, estable y de calidad cuesta mucho dinero. Y veterinarios que trabajen con primates hay muy pocos en el mundo. Yo mejoraría la formación básica en las universidades, pero la especialización se gana después, una vez graduado. Por ejemplo, haciendo internados en centros homologados de calidad o completando masters en la materia. En este sentido, recomiendo huir de la interminable oferta de masters, diplomaturas y cursos que no están reconocidos ni avalados. La https://www.eczm.eu y la http://www.aczm.org (colegio europeo y americano de medicina zoológica) ofrecen la posibilidad de certificar cierto nivel de especiación. Deberíamos empezar a exigir que los veterinarios de zoos, centros de rescate, etc. etc. en España y Europa estén acreditados por instituciones como estas (aunque eso me dejaría fuera a mí que no lo soy todavía).

¿Qué condiciones personales y de formación requieren el trabajo en áreas remotas, ambientes multiculturales y escasez de recursos?

Paciencia, paciencia y paciencia. Idiomas, capacidad de solucionar problemas (no problems, only solutions), flexibilidad mental, modificar la escala de prioridades personales (por ejemplo en el caso de querer pareja estable), estar preparado para situaciones complejas (no panic) ganas de querer ganar muy poco dinero, una cámara fotográfica y dos o tres libros (dos de veterinaria y otro de Pérez Reverte, para los aeropuertos)

Muchas especies de primates se encuentran actualmente en peligro de extinción. ¿Qué se podría aportar desde el ámbito veterinario para evitar la desaparición de estas especies?

Las especies silvestres se están extinguiendo por la sobreexplotación, por entrar en conflictos con el ser humano. Algunos ejemplos de enfermedades infecciosas y el cambio climático. Siempre se puede hacer algo desde nuestra profesión, sobre todo en el caso de las enfermedades, tipo Ántrax o Ébola. Pero yo soy de los que piensan que el mundo de la veterinaria no empieza y termina con las enfermedades infecciosas. La genética de la conservación y la veterinaria forense son armas que pueden servir para luchas contra el bushmeat y el tráfico de productos derivados de fauna salvaje, por ejemplo. Y hay muy muy pocos veterinarios de fauna salvaje interesados en campos tan necesarios como la economía ecológica. Sería luchar por la conservación hablando el mismo idioma y usando las mismas armas que la está destruyendo.

¿Consideras que las intervenciones veterinarias de primates en su hábitat natural son aceptables desde un punto de vista ético? ¿Se pueden dar excepciones?

Existen muy pocos rincones del mundo donde el ser humano no esté ya influyendo, activa o pasivamente. Si me preguntaras esto hace cien o doscientos años, pues te diría que sí. Que dejemos los animales tranquilos. Pero hoy en día la realidad es otra. Siguiendo un código ético, orientando la intervención a la conservación y manteniendo las líneas de trabajo que marcan instituciones de prestigio mundial como sería la IUCN, yo no creo que sea un asunto tan grave.

Han surgido movimientos que buscan alternativas a los Zoos actuales. Una de ellas es la iniciativa del Zoo XXI, que propone virtualizar las instalaciones de los animales y convertir los zoos en centro de rescate de fauna autóctona. ¿Qué opinas de este tipo de iniciativas?

Sinceramente, no conocía la iniciativa Zoo XXI. Yo creo que los centros que mantengan fauna salvaje dentro de 100 años serán muy diferentes a los que hay ahora. No sé si se llamaran zoológicos. Igual que ya apenas se usa el término “parque o casa de fieras”, que era común algunos siglos atrás. Nuestra manera de entender el uso de la naturaleza cambiará. Pero no porque seamos unos intelectuales, sino porque el planeta está empezando a dar síntomas claros de que es limitado en recursos y que le hemos alterado el ciclo climático. Hasta el Papa ha lanzado una encíclica sobre esto en junio de 2015. A la entrada de un zoológico hace poco leí, “Dios perdona siempre. El Hombre perdona a veces. La Naturaleza no perdona nunca”. Yo estoy de acuerdo con la segunda y la tercera parte. La primera no es objeto de esta charla.

Por otro lado, desde que el hombre es hombre, ha existido la cautividad. Está muy arraigado en nuestros genes.

Recientemente, habéis fundado una consultora llamada TLZC, para ofrecer servicios integrales a Zoológicos, ONGS y centros de rescate. ¿Cuál es el objetivo principal de esta creación? ¿Qué expectativas de futuro tiene?

Bueno, intentamos trabajar en Latinoamérica, usar nuestra experiencia y conceptos, estándares de gestión, manejo y de bienestar propios de Europa a zoológicos de esta región. Sobre el futuro, te diré que las expectativas son todas. Pero acabamos de empezar.

Y por último, ¿Qué consejo darías a una persona que quisiese dedicarse a la veterinaria de primates?

Que no se frustre porque plazas hay muy pocas. Que aprenda inglés, si puede francés, que viaje a donde están los animales para conocerlos, que lea mucho, que haga internados en zoológicos serios y que no ponga todo su futuro en una misma cesta. Que haga otras cosas con fauna salvaje.

Muchas gracias por la participación.

Muchas de nadas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s