El poder mediático

Por Pablo Rodríguez Ayuso @pablomonkeyman, alumno del Máster en Primatología · Universitat de Girona, promoción 2014-16

Vivimos en una sociedad tortuga. Nos cuesta horrores dar un paso, y hay que tener mucho cuidado de que nada nos vuelque, ya que puede que no podamos volver a darnos la vuelta. Aun así, en lo que a conciencia animal se refiere, estamos dando pasos de gigante. Por poner un ejemplo, ¿quién iba a pensar hace unos años que se prohibirían las corridas de toros en Cataluña? Cada vez estamos más informados y va creciendo la preocupación acerca de los problemas que tienen muchos animales en su hábitat natural y lejos de él. Poca gente desconoce el peligro que corren especies como el gorila, el oso panda o, sin ir tan lejos, el lince ibérico. Paso a paso. Pero queda mucho camino por recorrer.

iPhone2015 197Aunque la conciencia de la gente avance, parece que empresas y gobiernos son más reacios al cambio. ¿Cuándo fue la última vez que viste un animal salvaje en un anuncio o un programa de televisión? Lamentablemente la respuesta será: “no hace mucho”. El tigre con el que apareció Edurne para publicitar Eurovisión, varios grandes felinos y otros animales salvajes que aparecen de manera recurrente en el Hormiguero, el león de Generali Seguros, la campaña de Vota a Mono de la OCU… No hace falta hablar de programas como #VayaFauna. Demasiados para nombrarlos a todos. Muchos podemos pensar: “¿Es tan grave? Solo aparece un rato, luego no tiene que hacer nada.” Existe una amplia literatura científica sobre los perjuicios de estas prácticas sobre el bienestar físico y mental de los “animales actores”: privados de un grupo social normal, obligados a vivir en espacios excesivamente pequeños, entrenados a la fuerza, con dietas inadecuadas, etc.

Orangutan

By Chris Lott

Pero no solo es perjudicial para el animal en sí, sino también para la especie. Este efecto se ha empezado a conocer en chimpancés, ya que es una de las especies más utilizadas en la industria del entretenimiento y en publicidad. En un reciente estudio se observó que muchos espectadores tenían la percepción de que el chimpancé estaba menos amenazado en su hábitat natural que otras especies de grandes simios. Cuando se les preguntó por qué pensaban eso, sus respuestas se centraron en que los chimpancés aparecían más en anuncios, televisión, cine o en tarjetas de felicitación. Las campañas de conservación se mueven por el apoyo social. Sin una sociedad bien informada las esperanzas para las especies en peligro de extinción desaparecen. Además, los espectadores tenían un mayor deseo de tenerlos como mascotas en comparación con otras especies. Esto también tiene un grave impacto sobre la conservación, ya que retroalimenta la caza furtiva y el tráfico ilegal, uno de los principales motivos de la desaparición de esta y otras muchas especies.

IMG_1249Aunque existen estudios acerca del impacto de la aparición de grandes simios y monos de gran tamaño en medios de comunicación, no se tenía evidencia en otras especies de primates más pequeños. Un grupo de investigadores de distintas organizaciones (Disney’s Aniamls, Science and Environment; Lester E. Fisher Center for the Study and Conservation of Apes; Association of Zoos and Aquariums y Lemur Conservation Foundation) estudiaron este efecto en monos capuchinos (Cebus sp.), monos ardilla (Saimiri sp.) y lémures de cola anillada (Lemur catta). Para ello mostraron una batería de imágenes a más de 1000 visitantes del Lincoln Park Zoo de Chicago. Después les realizaron varias preguntas: “¿Querrías tener a este animal como mascota? ¿Es una especie amenazada en su hábitat natural? ¿Qué crees que siente en la fotografía?” Las imágenes eran 12 fotografías modificadas por ordenador en las que aparecían los animales en su hábitat natural o en una oficina (un ambiente antropomórfico) y en presencia o ausencia de humanos.

Los resultados mostraron que 1 de cada 5 visitantes no tendrían estas especies como mascota, pero que las respuestas afirmativas estaban muy influenciadas por las imágenes de los animales en un contexto antropomórfico y en contacto con humanos. Por el contrario, en la pregunta sobre el estado de conservación, no se vieron efectos de las imágenes sobre las respuestas. Los autores lo atribuyen a una mejora en la concienciación acerca de las especies en peligro de extinción. Lo interesante fue que los visitantes que querían tener a estos animales como mascota, fueron los que creían que estas especies no estaban amenazadas. A la pregunta de cómo se sentían los animales de las fotografías, más de la mitad de los visitantes respondieron “nerviosos”. En las fotografías donde aparecían humanos respondieron “tristes” y “asustados”. Y en las imágenes en su hábitat natural en ausencia de humanos respondieron principalmente “alegres”, y además que parecían más peligrosos.

gorilla-447869_1280Este estudio pone de manifiesto lo que ya se conocía con otras especies de primates de mayor tamaño, como los chimpancés. La aparición de primates en situaciones antropomórficas y con humanos en medios de comunicación tiene graves consecuencias para la conservación de todas las especies de primates, y seguramente de otras especies salvajes. Por lo que las empresas que utilizan estos animales deberían reflexionar sobre la gran responsabilidad social y ecológica que tienen entre las manos.

Pero este trabajo también nos informa de algo tremendamente positivo: la sociedad cada vez está más informada y concienciada sobre los problemas de los animales en peligro de extinción. Además, son muchas las empresas que han firmado acuerdos de no usar grandes simios en sus anuncios y campañas, como: The Walt Disney Company, Dodge Motor, Great Clips, Honda, Samsung, Sprint, Yahoo, Campbell Ewald, Leo Burnett, Saatchi and Saatchi, McCann Erickson.

¿Serán capaces las empresas y los gobiernos de seguirle el paso a la sociedad?

Para más información sobre los “animales actores”:

adnimalsfree.org/

Animals Actor – Peta

Animales actores. Hoy es Suzy ¿Y mañana?

Humanizando chimpancés: Salud mental y bienestar en primates no humanos

Referencia estudio original:

Cita: Leighty KA, Valuska AJ, Grand AP, Bettinger TL, Mellen JD, Ross SR, et al. (2015) Impact of Visual Context on Public Perceptions of Non-Human Primate Performers. PLoS ONE 10(2): e0118487. doi:10.1371/journal.pone.0118487

Link: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0118487

2 comentarios en “El poder mediático

  1. Muy interesante el artículo. Me gustaría comprobar los resultados en algún zoológico español, porque creo que es algo muy influenciado por la cultura del país y la concienciación ambiental que potencia dicho país (Que en nuestro caso es bastante escasa para los tiempos que corren según entiendo yo). También muy interesante el concepto de cautividad = tristeza, ya que entiendo que los animales estaban añadidos con programas informáticos y sus reacciones y expresiones no tenían porque estar ligadas al medio en que se encontraban en la foto (además, me parece muy complicado para el público discernir la alegría o tristeza que presenta un lemur de cola anillada, por ejemplo). Y un placer que el post que escribí hace tiempo sobre esto aparezca mencionado, me he percatado al acabar el artículo. Un saludo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s