Humanos y macacos. ¿Depresiones similares?

Por Marta Alech, alumna del Postgrado en Primatologia Universitat de Girona · Fundació Mona, promoción 2014-15

Imagen1

La depresión es una trastorno que nos debilita psicológicamente y contribuye a sufrir dificultades financieras, disfunción en el lugar de trabajo, más hospitalizaciones y mal estado de salud. Desafortunadamente se sabe poco sobre la relación entre el fenotipo depresivo y su adyacencia a la patología psicológica. Por este motivo es muy importante entender mejor la patología psicológica que produce la depresión y así mejorar los tratamientos para esta enfermedad.

Imagen2

Imagen4Existen muchos modelos del estado depresivo en roedores, pero todos se basan en exponer a los sujetos a estresores físicos. Sin embargo, no son muy realistas ya que muchas personas no acaban desarrollando una depresión tras experiencias o situaciones estresantes. En muchas ocasiones la depresión aparece naturalmente en contextos sociales. Dada estas limitaciones, en los modelos convencionales se creyó que las investigaciones sobre el estado depresivo requieren una focalización etológica en animales observados bajo condiciones naturales. Pero una reciente investigación liderada por científicos del Yongchuan Hospital of Chongqing Medical University (China) han abordado este tema de una manera bien distinta. Los investigadores describieron y modelizaron un estado de depresión al que llaman de ocurrencia natural (Naturally-Occurring) en macaco cangrejero (Macaca fascicularis) en un contexto social y cotidiano con el objetivo de comprender mejor los estresores psicosociales adyacentes a la depresión, teniendo en cuenta además posibles perturbaciones en el suero sanguíneo.

Para mejorar los modelos convencionales, el grupo de estudio ideó una nueva estrategia de modelo depresivo animal. Primeramente, aislaron socialmente a un grupo de macacos cangrejeros para construir un modelo de depresión que demostraba que el aislamiento social era efectivo para inducir comportamientos depresivos y para poder comparar estos individuos con otros. A estos individuos aislados no naturalmente se les llamó “SID”. En contraste con este modelo de aislamiento social se observó a otro grupo de macacos que habían sufrido depresión naturalmente en un contexto social. Se les denominó individuos “NOD”. Finalmente, también se estudiaron veinte sujetos sanos.

En humanos se había detectado que los individuos sanos y los depresivos diferían en el suero sanguíneo. Por este motivo se analizó el suero de todos los individuos estudiados para detectar si también existían diferencias.

Imagen3En cuanto a resultados, los científicos detectaron que los individuos NOD y SID se alimentaban de las sobras de otros individuos. Además, tendían a evitar al resto de individuos del grupo, a la vez que descansaban y se movían por sitios más aislados y seguros para evitar confrontaciones. Por contra, los sujetos sanos hacían un uso más homogéneo del espacio, participaban en más episodios de grooming, cuidaban más de sus crías y no presentaban comportamientos anormales.

Cuando los investigadores compararon ambos grupos de sujetos depresivs (NOD y SID), observaron que los individuos que habían estado inducidos al estado depresivo (SID) tenían más episodios de grooming, menos episodios de inactividad y recibían menos agresiones por parte de otros individuos que los sujetos depresivos por causas naturales (NOD). También encontraron cambios significativos en los sueros de la sangre de los macacos cangrejeros sanos y depresivos.

Imagen5Los autores afirman que el modelo del estado depresivo de origen natural (Naturally-Occurring) que han creado es superior a todos los modelos tradicionales ya que está basado en un contexto social, etológico y natural. Además, este modelo se asemeja al de muchos grupos y comunidades humanas en cuanto a un numero de sujetos, y tipo de sociedad. Finalmente, tal como comentan los autores: “este modelo es muy válido ya que los resultados que se han obtenido son muy similares y comparables con los síntomas en pacientes humanos con depresión tales como la postura corporal colapsada, un menor uso del espacio, la búsqueda de lugares aislados, un mayor número de agresiones por parte de los otros individuos, o una menor participación en actividades sociales…”

Tal como concluyen los autores: “el modelo del estado depresivo de origen natural demuestra una validez superior a los modelos tradicionales mediante una mejor aproximación de los estresores psicosociales que encuentran los seres humanos adultos que viven en una sociedad competitiva basada en los recursos y puede ayudar a una mayor investigación sobre los mecanismos que subyacen a la depresión”

Artículo original publicado en:

Scientific reports, 5. (2015)

Macaques Exhibit a Naturally-Occurring Depression Similar to Humans.

Xu, F., Wu, Q., Xie, L., Gong, W., Zhang, J., Zheng, P., & Xie, P.

Un comentario en “Humanos y macacos. ¿Depresiones similares?

  1. Pingback: Haciendo el macaco

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s