Lograr ser más optimista, ¡es posible!

Para estos fríos y gélidos días de invierno, anhelamos una mantita en el sofá de casa con nuestro mejor compañero/a. O qué mejor que una buena sesión de grooming para mantenernos cerquita e incrementar nuestro estado de ánimo para poder elaborar cualquier tarea que se nos imponga ese día, con optimismo.

La positividad o el estado de ánimo positivo, ¿favorece la realización de conductas? Siempre hemos oído la popular frase de “si piensas en positivo, encontrarás estacionamiento”. Y sí, ¡lo encontramos! ¿Cuánto de cierto hay en ello? ¿Qué favorece que se genere ese comportamiento optimista con resultados efectivos?

grooming-sapajus

Sapajus libidinosus -grooming-

Bien, un estudio publicado en la revista de Animal Behaviour, investigan como trece monos capuchinos adultos encaran una prueba, después de haber mantenido interacciones sociales cooperativas (en este caso el grooming), de una forma optimista o pesimista.

La prueba consistía en elegir una de dos cajas, en una de ellas había una recompensa mayor y en la otra menor, relacionándose con un comportamiento optimista o pesimista, respectivamente.

Los resultados obtenidos fueron que, los individuos más optimistas fueron los capuchinos que tienen un rango superior en su jerarquía, más dominantes,  lo cual implica una mayor obtención de grooming en relación a los individuos subordinados. Esto se traduce por un estado emocional mejor, destacado y estable en el tiempo. Detectaron pero, que los individuos que realizaron grooming antes de la prueba o groomings esporádicos, no era suficiente para interpretar con optimismo la caja que contenía la recompensa mayor, sino que hacía falta altas cantidades de grooming.

Así que, si queremos tener “suerte” y ver las cosas con color o de color de rosa, es decir, con optimismo, no vale con sólo una sesión de grooming en casa, ¡que las haya cada día y con abundancia!

Referencias:

· Schino, G. y Addesi, E. (Septiembre 2016). Grooming, social rank and “optimism” in tufted capuchin monkeys: a study of judgement bias. Animal Behaviour, 119 (2016) 11-16.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s