Conoce a una primatóloga: Alicia Pérez Melis

Por Lidia Sánchez-Sánchez, alumna del Máster de Primatología UdG-Fundación Mona, convocatoria 2016-2018

image001

 

Estimada Alicia, quiero agradecer su disponibilidad para realizar dicha entrevista y espero poder conocer un poco más sobre usted y su trabajo.

1- Antes de entrar en materia, ¿podría resumirnos su perfil profesional?

Estudié Biología en la Freie Universitaet Berlín, e hice el doctorado en Psicología con Michael Tomasello en Leipzig (en el Instituto Max Planck), después del doctorado estuve de PostDoc en el mismo departamento 6 años (hasta 2012). Desde el 2012 estoy en la Warwick Business School, primero como Assistant Professor y ahora como Associate Professor.

2- Estudió Biología en Berlín e hizo su doctorado en el Instituto Max Plack en Leipzig. ¿Cuál fue su decisión de estudiar en Alemania?

Por motivos personales fundamentalmente me mudé a Berlín, pero en ese momento también me pareció que era una oportunidad para mejorar el alemán y estudiar en el sistema alemán. El sistema universitario alemán lo había conocido ya un año antes y me pareció estupendo.

3- ¿Qué le motivó a dedicarse a la primatología y más concretamente a la psicología comparada en chimpancés?

De hecho, elegí Biología como carrera ya pensando en Primatología. Pero durante toda la carrera de biología lo que más me interesaba era el comportamiento animal e hice todos los cursos y prácticas que se podían sobre el tema. La universidad ofrecía unas prácticas en Francia con el macaco de Gibraltar que por supuesto hice también y ya esas prácticas me convencieron para hacer la tesina con estos macacos.

Durante la época de la tesina leí un par de artículos de Michael Tomasello que me parecieron muy interesantes, y poco después me enteré que acababa de abrir el Departamento de Psicológica Comparada en el Max Planck de Leipzig, así que le contacté y pregunté qué posibilidades había para hacer el doctorado allí. Me dijo que si encontraba una beca que sí, así que me puse a pedir becas hasta que salió una, y eso ¡costó un poco!

Así que mientras salía esa beca me ofrecí de voluntaria ayudando a un doctorando en Madagascar a recoger datos (sobre una especie nocturna de prosimio) y trabajé cerca de un año de Research Assistant en Biológica Molecular en el Max Planck de Fisiología Vegetal en Golm (de esa época tengo 2-3 publicaciones sobre tomates, que siempre le sorprenden a la gente cuando ven mi Curriculum Vitae).

 4- Durante la realización de su doctorado estuvo trabajando con Michael Tomasello y Brian Hare y actualmente siguen colaborando, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar con ellos?

Brian me introdujo a trabajar experimentalmente con chimpancés y aprendí muchísimo gracias a él esos primeros años del doctorado. Y con Mike he seguido trabajando durante mucho más tiempo. Con los dos ha sido una experiencia buenísima, ya que los dos tienen auténtica pasión por su trabajo y rebosan de ideas, pero además coincidimos mucho en la manera de plantear los experimentos. A menudo tenemos las mismas intuiciones sobre lo que es posible y no es posible, y eso ayuda mucho a la hora de colaborar. No podía haber tenido mejores compañeros de trabajo.

5- Sus estudios se han centrado en la cooperación y comportamientos prosociales en chimpancés. Aunque es difícil profundizar en el tema ¿cree que realmente existe un verdadero altruismo en nuestros parientes más cercanos? ¿y en nosotros? ¿podemos considerarnos altruistas?

Efectivamente es una pregunta muy complicada de contestar en este formato. Pero, intentando resumir, creo que sí, que motivaciones altruistas conviven con motivaciones egoístas en humanos y chimpancés. Por supuesto, los humanos son más cooperativos y altruistas que los chimpancés, pero también en nuestros parientes más cercanos se dan conductas similares basadas en motivaciones cooperativas.

De todas maneras, cuando se habla de altruismo, no tiene porque ser exclusivamente conductas asociadas a un gran coste o riesgo para la persona que las exhibe (como saltar a las vías del tren para salvar a alguien), pueden ser conductas low-cost, “menos costosas”, como por ejemplo ayudar a una vecina a subir bolsas por la escalera. Siempre y cuando esas conductas no estén asociadas con un beneficio directo para el que las hace, y estén hechas con el objetivo principal de ayudar al otro, para mi indica una cierta motivación altruista.

6- Además, ha ido más allá comparando comportamientos de colaboración en diferentes situaciones entre niños, chimpancés e incluso bonobos ¿Nos podría comentar alguna conclusión? ¿qué nos pueden aportar sus estudios para entender los mecanismos evolutivos en la cooperación humana?

También de manera muy resumida…Uno de los debates fundamentales y que se han repetido continuamente durante años es hasta que punto nuestras conductas cooperativas son el resultado de influencias culturales y procesos de aprendizaje durante el desarrollo.

Estudiando niños muy pequeños es una vía que nos ayuda a distinguir hasta que punto nuestras conductas están basadas en aprendizaje, asimilación de normas sociales o culturales, o aparecen de manera más espontánea.  Pero, ni incluso estudiando niños muy pequeños podemos estar seguros de que no ha habido algún tipo de influencia parental o social.

Por eso los estudios con chimpancés y otros grandes monos nos aportan una perspectiva más, ya que sabemos que no tienen normas sociales y cultura de manera similar a los humanos. No hay ningún tipo de evidencia de que las crías de chimpancés se eduquen de manera activa (o pasiva) con respecto a conductas cooperativas. No hay evidencia de ningún tipo de castigo cuando individuos no colaboran…etcetc…Por eso, las capacidades cooperativas y altruistas que demuestren deben ser capacidades con una base biológica, probablemente capacidades que compartimos con ellos desde hace 6 millones de años.

7- Ha trabajado con individuos en cautiverio y en semilibertad, como en el zoo de Leipzig y en diferentes santuarios en Uganda y Kenia, ¿qué ventajas e inconvenientes presentan ambos tipos de instalaciones para sus estudios?

Evidentemente un Zoo al lado de casa es lo mas cómodo y barato que hay. Para mi una ventaja fundamental de los santuarios es que me ofrecen un número mayor de individuos o posibles sujetos. Ya que en la mayoría de mis estudios he trabajado con parejas, cuantos más sujetos tengo mejor para los análisis estadísticos. Además, las instalaciones en los santuarios para mi ofrecen más flexibilidad, pero reconozco que mis estudios son en ese aspecto algo complicados. Hay mucha gente que recoge muchos datos en un zoo con instalaciones menos flexibles.

También me gusta concentrar los períodos de recogida de material, y los viajes a estos sitios te hacen trabajar de manera más concentrada y seguida en la fase de recogida de material. Además, hay muchas más cosas que me gustan de los santuarios, pero desde un punto de visto más práctico diría que esas son las principales.

image003

8- En estos momentos se encuentra en Kenia, ¿En qué está trabajando?

Tratando de atar cabos. Terminando dos estudios distintos, los dos sobre cooperación.

9- Según su experiencia ¿qué habilidades debería tener un primatólogo que quiera trabajar en zonas remotas y culturas diferentes?

Mucha flexibilidad y disponibilidad a cambiar planes de todo tipo, muchísimo respeto hacia otras culturas y personas distintas, pasión por el trabajo y buen conocimiento de la especie que se estudia.

10- Paralelamente a sus estudios en África, es profesora asociada en el Grupo de Ciencias del Comportamiento en la Warwick Business School. Me ha llamado la atención que dé clases en diferentes postgrados sobre economía del comportamiento o liderazgo ¿cómo acabó en este grupo? ¿qué puede aportar la primatología o la psicología en este ámbito?

El grupo en el que estoy es muy interdisciplinario, hay economistas, pero también psicólogos. En realidad doy cursos de psicología. Uno de ellos es una optativa precisamente sobre “cooperación y altruismo” pero que repasa teorías y estudios empíricos desde distintas perspectivas: psicología social y del desarrollo, antropología, biología. Los estudiantes que elijen este curso suelen estar muy motivados y suelen ser muy buenos, ya que suelen tener clases algo más “secas” sobre Business y esto les resulta muy variado e interesante.

El curso de economía del comportamiento o economía conductual lo elegí porque nuestros estudios experimentales con chimpancés se han inspirado a menudo en los métodos usados por economistas para entender la toma de decisiones sociales y comportamientos de cooperación. Más generalmente el estudio con chimpancés puede ayudar a distinguir entre distintas teorías que explican la toma de decisión en humanos.

11- ¿Tiene en mente algún proyecto futuro?

Sí, muchos. Sigue habiendo muchos aspectos relacionados con la cooperación, el altruismo, o la otra cara de la moneda “conductas no cooperativas” que me gustaría estudiar en más profundidad.

12- En octubre de 2017 participó en el VI Iberian Primatological Conference en Burgos. ¿Es importante para el ámbito de la primatología este tipo de actividades? Y para los que estamos empezando, ¿cree que es clave la asistencia a congresos, simposios e incluso cursos?

Sí, por varios motivos. Para acostumbrarse y acumular experiencia hablando en público, pero también para conocer gente y establecer contactos.

Por último y no por ello menos importante, ¿cree que es complicado el mundo laboral dentro de la primatología? ¿Qué consejo daría a aquellos que nos estamos iniciando en este mundo?

Sí, bastante. Sin querer desanimar, no me parece nada fácil. Ante todo, me parece que uno tiene que tener una auténtica pasión por el tema y la ciencia. Si no es así, mejor no seguir con el doctorado.  No es un trabajo para gente que le gusta trabajar sus 8 horas al día, irse a casa y desconectar, y no hacer nada durante los fines de semana.

La competencia es enorme, los recursos son escasísimos y cada día hay más gente mejor preparada y con buenos artículos publicados, así que encontrar un trabajo y dinero para investigación no es fácil. Yo lo veo como un lujo poderme dedicar a esto, pero también va unido a muchos sacrificios personales, como por ejemplo no poder elegir el país en el que vivo. Pero, si uno tiene auténtica pasión y le dedica tiempo, siempre pienso que saldrá adelante. Eso y cultivar buenas relaciones y contactos es probablemente lo que más puede ayudar.

 

De nuevo muchas gracias por su inestimada cooperación y espero poder verla en el congreso de octubre. Quien sabe, a lo mejor surge una posible colaboración futura.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s