La bata y las botas combinan de maravilla en el laboratorio

Por Natàlia Sellés, alumna del Máster de Primatología UdG-Fundación Mona, convocatoria 2017-2019

macaque.jpg

Cada año se utilizan en investigación miles de primates no humanos ―principalmente macacos y titíes―, con el objetivo de desarrollar y evaluar la efectividad de posibles vacunas y medicamentos en humanos. Pasan sus vidas entre rejas y son sometidos a pruebas para mejorar nuestro futuro bienestar, pero, ¿alguien tiene en cuenta el suyo?

 

Un animal tiene un buen nivel de bienestar si está sano, bien alimentado y con la capacidad de expresar su comportamiento innato, sin sufrir sensaciones desagradables como el dolor, el miedo o el estrés continuo. Evidentemente, estar sentenciado a una vida de laboratorio difícilmente puede equipararse a una suite en el paraíso, pero siempre debería hacerse lo posible para minimizar las sensaciones negativas durante el transporte, alojamiento y tratamiento que se les da a los animales en las pruebas experimentales.

En concreto, los primates no humanos son animales altamente inteligentes, con relaciones sociales complejas y que experimentan las emociones de una manera similar a la nuestra. Proporcionarles un bienestar acorde a su naturaleza es esencial para ellos, y además, parece que todos saldríamos ganando. Los primates no humanos con un mayor confort cooperan mejor con los Homo sapiens del laboratorio y no necesitan tanta atención veterinaria, lo que permite ahorrar en tiempo y costes. Asimismo, se mejora la calidad de la ciencia, ya que estos animales se desenvuelven mejor en las tareas que miden cognición y comportamiento, produciendo datos más fiables.

¿Cuánto más grande, mejor?

Recientemente, Yoshimoto y colaboradores publicaron un estudio en Experimental Animals en el que examinaron titíes comunes (Callithrix jacchus) en dos tipos de jaulas. Unas eran pequeñas con poco enriquecimiento ambiental, y las otras más espaciosas con un mayor número de accesorios disponibles que permitían a los pequeños primates desarrollar mejor sus necesidades conductuales.

Los resultados demostraron que aquellos individuos que vivían en las jaulas más extensas tenían un peso más adecuado y también mostraban un nivel de actividad física más típico de la especie. Además, su falta de estrés les devolvía de nuevo las ganas de copular y reproducirse con sus conespecíficos. Por otra parte, sólo los individuos que se encontraban en el espacio reducido exhibían estereotipias y otros comportamientos anormales.

cages.png

A) Jaula pequeña (60x43x66cm) sin enriquecimiento. B) Jaula más grande (120x75x210cm) con enriquecimiento (Yoshimoto et al., 2018)

 

¡Bendito sea Internet!

Muchos científicos, veterinarios y cuidadores que trabajan con primates de laboratorio no tienen una formación previa en comportamiento animal, y esto afecta directamente al bienestar de los individuos. Por suerte, Internet no sólo nos ha dado Netflix, sino que ha revolucionado la rapidez y facilidad con la que los científicos de laboratorio y los de campo pueden compartir su información, datos e ideas. Gracias a este libre acceso, los estudios y descubrimientos etológicos de diferentes especies se pueden trasladar al laboratorio para un mejor hospedaje de los individuos.

Mark J. Prescott, del National Centre for the Replacement, Refinement and Reduction of Animals in Research (NC3RS), publicó un artículo en 2016 en el que esboza algunos recursos online de organizaciones interesadas en la mejora del bienestar animal, la calidad de la ciencia y la aplicación de las 3 erres (reemplazo, refinamiento y reducción).

prova.png

Titís comunes (Callithrix jacchus)

Por ejemplo, volviendo con los titís, existe la Common Marmoset Care, una página web interactiva que dispone de más de cien vídeos informativos con propuestas de enriquecimiento ambiental, consejos de alimentación, cuidado veterinario y entrenamientos libres de estrés. Incluso te permite realizar un test para comprobar tu conocimiento en el comportamiento, las expresiones faciales y las vocalizaciones de los titíes comunes.

¿Te atreves a probarlo?

Los mitos, que se los queden los griegos

Los macacos (Macaca spp.) son los otros primates más utilizados en investigación científica. Entre experimentos, han convivido con muchos mitos falsos referentes a su cuidado, como por ejemplo, la creencia de que tienen que alojarse en jaulas pequeñas para su óptima captura. O incluso que los materiales destruibles como la madera y el cartón no son objetos de enriquecimiento seguros. Por suerte, The Macaque Website pone fin a las leyendas urbanas inspirando, informando y difundiendo buenas prácticas para mejorar el bienestar de estas especies. La realidad es que, generalmente, los macacos pasan la mayor parte de su día buscando alimento, descansando, haciéndose grooming y moviéndose por su entorno. Teniendo en cuenta dichas necesidades etológicas, la web sugiere propuestas para disminuir el riesgo de que los individuos se aburran, se depriman o incluso se sientan frustrados, agresivos y/o estresados.

insta.png

Instalaciones exteriores del Oregon National Primate Research Center.

El uso de animales en laboratorios es un tema que abre muchas discusiones de ética y moralidad, ya que nunca existirá un lugar igual de perfecto como su hábitat natural. Sin embargo, para afrontar esta dura realidad, Prescott (2016) recopila otras webs generales sobre bienestar en primates, así como herramientas para los que quieren realizar una buena planificación de su experimento con animales. También da acceso a páginas de temáticas más específicas, ya sea para los interesados en el  desarrollo de fármacos con animales como para los profesionales de la neurociencia.

Si los científicos de ‘bata’ pueden descubrir cómo prevenirnos de tantas enfermedades, ponerse las botas de campo para reconocer y responder a las señales comportamentales de nuestros parientes les tendría que ser pan comido.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s