Conoce a una primatóloga: Katherine A. Cronin

Por Martina Cubí i Jordi Pladevall, alumnos del Máster de Primatología UdG-Fundación Mona, convocatoria 2017-2019

katiecroninlpz150117_100_1200-e1541582595754.jpg

© Todd Rosenberg Photography 2015

KATHERINE A. CRONIN es doctora en Primatología por la Universidad de Wisconsin con el trabajo titulado «Proximate influences on cooperative behaviour in cotton-top tamarins: Economic, social and endocrine» y licenciada en Zoología por la misma universidad. Sus principales áreas de especialización son el comportamiento de los primates, la cognición social en primates, la psicología comparada y el bienestar animal. Des de 2014 Katherine está trabajando en el Lincoln Park Zoo, concretamente en la nueva instalación llamada Regenstein Macaque Forest. Anteriormente trabajó en el Max Planck Institute y en el centro Chimfunshi Wildlife Orphanage Trust en Zambia.

 

1- ¿Desde siempre has querido ser primatóloga?

La verdad es que no siempre quise ser primatóloga. Al principio estaba interesada en muchas especies diferentes. Pero al llegar a la universidad empecé a especializarme en primates. A medida que vas estudiando un taxón, te van apareciendo nuevas preguntas en la mente. Así que el hecho que me dedique a la primatología ha sido un proceso lento que se ha ido construyendo poco a poco. No creo que quisiera rendirme, simplemente quería diversificarme.

2- ¿Ha habido alguna persona en tu vida que te haya motivado a estudiar este campo? ¿Quién?

Sí, diría que una de las primeras personas que me motivó fue el profesor Cristopher Coe de la Universidad de Wisconsin. Fue durante uno de sus cursos de comportamiento de primates donde encontré la inspiración. A menudo, en sus clases la gente solía levantar el brazo para hacerle preguntas. Entonces, él solía decir que aún nadie había hallado la respuesta. En aquel momento me di cuenta de que hay tantas cosas que no sabemos que pensé «Quiero ser quien las descubra».

3- ¿Cómo te definirías?

Cuando estoy trabajando en una pregunta, realmente me sumerjo profundamente para encontrar más preguntas relacionadas con la primera. No puedo trabajar en varios proyectos al mismo tiempo. Por lo tanto, me definiría como una persona muy centrada.

4- ¿Cuáles fueron las habilidades más difíciles que tuviste que aprender cómo científica?

Yo diría que lo más difícil fue aprender a tener una buena coraza. Por una parte, está muy bien tener referentes y seguir las opiniones mayoritarias. Pero por otra parte, es necesario no preocuparse demasiado por lo que los otros piensen sobre tus opiniones. En ciencia hay muchos debates, por lo tanto, es importante confiar en tus investigaciones sabiendo que hay personas que tienen otras perspectivas.  Definitivamente, no tomar eso como una cuestión personal fue algo que tuve que aprender, ya que soy una persona muy sensible.

5- ¿Crees que ser mujer en el campo de la ciencia presenta algún tipo de dificultad o discriminación en el momento de ser escuchada o tomada en serio? ¿Por qué?

No me he sentido discriminada, pero creo que hay diferentes desafíos que las mujeres deben afrontar, y algunos hombres también. Por ejemplo, buscar el equilibrio entre el trabajo y la familia. Especialmente en el sector de la primatología, donde a veces tienes que estar en el campo o lejos de tu casa. Es una situación difícil de manejar.

6- Por lo que sabemos, has estado estudiando cooperación en diferentes especies de primates durante muchos años. Según esto, ¿Crees que los primates cooperan de manera altruista o siempre para un beneficio individual o grupal?

Voy a darte una respuesta complicada. Creo que en sus interacciones naturales los primates cooperan entre sí. Tal vez de forma altruista, pero creo que la mayoría de las veces es para su propio beneficio. Un claro ejemplo son las diferentes especies de tamarinos o titíes que trabajan juntos para cuidar a sus crías. Cada individuo se beneficia directamente de tener más experiencia para el futuro e indirectamente de transmitir la genética de sus parientes. Es por eso que en la mayoría de contextos la cooperación tiene un sentido evolutivo. Aun así, en ciertas ocasiones les interesan las necesidades de los demás porque a veces se ayudan mutuamente más de lo que cabría esperar. Por esta razón, creo que podría tratarse de un mecanismo dentro de su psicología y no solo de un instinto. Sin embargo, nuestros individuos en cautividad no suelen ayudarse mutuamente. Creo que es porque tenemos un tiempo de respuesta demasiado rápido en nuestros experimentos. Tan pronto como ven la comida piensan «Eh, esto es para mí», a pesar de que se ayudarían de forma natural en la vida salvaje ante una situación similar.

7- ¿Cuáles fueron los hallazgos más relevantes sobre la cooperación de tamarinos en tus investigaciones en Wisconsin?

En mi opinión, uno de los hallazgos más relevantes relacionados con la cooperación fue comprender que cada especie de primate tiene su biología natural y sus comportamientos naturales que debemos de tener en cuenta. Además, es necesario recordar que hay casos de evolución convergente. Por ejemplo, hay primates muy alejados filogenéticamente de nosotros, como los tamarinos, que pueden estar más preparados para la cooperación que algunas especies más cercanas, como los chimpancés o, a veces, los bonobos.

space-use

8- ¿Cómo fue tu experiencia en el Instituto Max Planck? ¿Podrías señalar alguna singularidad en su metodología que te llamara la atención?

Mi experiencia en el Max Planck fue fantástica. El lugar te da libertad y flexibilidad para llevar a cabo tus proyectos porque tienen una buena financiación y mucho tiempo disponible. Yo viví en los Países Bajos, pero también trabajé con el Instituto Max Planck en Leipzig y en Zambia. Visitar todos estos lugares fue culturalmente muy enriquecedor para mí. Además, como he comentado, el Instituto Max Planck es un paraíso para la investigación. Siempre estás rodeado de personas realmente inteligentes que tienen muchas ideas diferentes. En mi caso, estaba trabajando en un departamento psicolingüístico con sociólogos, antropólogos y lingüistas que me brindaron diferentes perspectivas de mis estudios y me ayudaron a ampliar mi pensamiento.

9- A nuestro entender, también pasaste algunos años en Chimfunshi Wildlife Orphanage estudiando diferentes comunidades de chimpancés. ¿Cómo fue tu experiencia allí? ¿Fue difícil acostumbrarse a las condiciones de vida?

Me encantó. Podría ser difícil para personas acostumbradas a vivir en ciudades modernas con muchas comodidades, pero para mí fue increíble quedarme allí. Fui varias veces en los últimos 7 años y cuanto más tiempo pasaba sin visitas, más cómoda me sentía. Vivir fuera y poder ver a los chimpancés era maravilloso. Allí tienen grupos de hasta 50 individuos, que viven en zonas boscosas y se tarda una hora en recorrer los recintos. Con esta experiencia, pude ver unos chimpancés que están en condiciones muy parecidas al estado salvaje. Además, aún tenemos muchos trabajos funcionando en esa zona. Por lo tanto, hay relaciones a largo plazo que hice allí, como guías locales, que  lo están continuando. Es realmente reconfortante ver cómo la gente local está aprendiendo sobre la investigación generando una mayor preocupación por la conservación de los chimpancés y otras especies locales.

10- ¿Crees que los chimpancés son conscientes de la muerte? Por ejemplo, se ha observado que algunas madres llevan a sus bebés muertos durante algunos días: ¿Cómo podemos explicar este comportamiento?

Tenemos un par de estudios sobre eso, pero nunca quise convertirme en alguien que se concentre demasiado en la muerte. Sin embargo, es sorprendente ver a estas hembras llevar a sus bebés muertos durante tanto tiempo. Incluso habiéndolo visto varias veces, no podría determinar hasta qué punto son conscientes o no de la muerte. La explicación más simple podría ser que al ser muy difícil para la madre detectar instantáneamente la muerte de su bebé, sería un gran error dejarlo atrás y que no estuviese muerto. Es por eso que tiene sentido que las madres elijan ser conservadoras en esa toma de decisiones, especialmente si la cría ha estado enferma los últimos días. Aun así, hay casos en los que las madres las llevan en brazos durante 30 o 60 días. En esta situación, no sé si el instinto de la madre ha ido demasiado lejos o qué es lo que sucede. Realmente no tengo la respuesta de si los chimpancés entienden la muerte porque no estoy segura de entenderla yo tampoco.

11- ¿Pero hay algún tipo de evidencias sobre si los chimpancés celebran la muerte?

Sí, hay algunos informes. Por ejemplo, publicamos un artículo hará  cosa de un año sobre un chimpancé que murió llamado Thomas. El resto del grupo de chimpancés lo rodearon y se sentaron en silencio. Definitivamente era diferente, los chimpancés no suelen estar quietos por tanto tiempo. Ellos sabían que estaba pasando algo distinto, sabían que ese era Thomas y que estaba actuando de manera extraña. Los más jóvenes miraban a los más viejos del grupo tratando de descubrir qué hacer, cómo comportarse en esa situación. En mi opinión, sabían a ciencia cierta que algo distinto estaba sucediendo. Pero no sé lo que realmente pensaban y no sé si será posible descubrirlo algún día.

12- Actualmente estás trabajando en el Lincoln Park Zoo. ¿Cuál es el objetivo principal de tu trabajo allí? ¿Estás satisfecha con los resultados que estás obteniendo?

El objetivo principal de mi trabajo es mejorar el bienestar de los animales que viven en los zoos. Ya no me centro exclusivamente en primates. Estamos intentando desarrollar algunos métodos nuevos para evaluar el bienestar en cautividad. Aunque Lincoln Park es un zoo pequeño, con unas 200 especies, realmente está invirtiendo en este campo. Creo que es un trabajo importante y creo también que hay una buena razón para hacerlo. Es muy emocionante porque nuestro equipo está creciendo poco a poco. Actualmente tenemos un par de doctorandos que trabajan en este tipo de cuestiones tratando de descubrir qué necesitan los animales en cada situación. Es difícil, pero realmente lo disfruto.

13- Si tuvieras que diseñar tu propio parque zoológico, ¿cuáles serían las principales condiciones que no deberían faltar para garantizar el bienestar de los animales?

Creo que para cada especie deberíamos descubrir cómo viven en condiciones naturales y cuáles son las principales cosas necesarias para recrearlas. A veces es el espacio, si el animal necesita recorrer largas distancias; la organización social, si suele vivir en grupos grandes o pequeños; o el enriquecimiento necesario para garantizar su salud mental. En mi opinión este último aspecto es el más difícil de controlar, pero también el más importante a tener en cuenta en un programa de bienestar. Sin embargo, debemos recordar que hay algunos animales que no son adecuados para estar en zoológicos bajo ninguna condición.

14- ¿Cuáles son los mejores indicadores para evaluarlo?

Bueno, de momento solo vemos la punta del iceberg en el tema del bienestar animal. Es importante medir donde les gusta pasar el tiempo a los animales. Eso significa saber qué partes del cercado evitan o si se quedan cerca o lejos del público, para detectar sus zonas de confort. A parte de esto, una de las cosas más emocionantes y laboriosas es desarrollar algunos métodos para estudiar el estado de ánimo de los animales. Tenemos un artículo en progreso en donde se utiliza una pantalla táctil para preguntar a los animales qué tan ansiosos están. El paradigma es muy simple, consiste en mirar su velocidad de respuesta. Si el individuo está estresado, su velocidad será menor que si está relajado. La idea es continuar trabajando en ese tipo de paradigmas para ver si podemos usarlos como medidor de bienestar. Y en un futuro aplicarlo a otras especies diferentes de los primates.

15- ¿Prefieres los estudios en libertad o en cautiverio? ¿Por qué?

Depende, supongo que ambos. Si solo fuese sobre el lugar donde quiero estar durante el día, diría que soy más feliz en el campo. Prefiero ver a los animales en libertad o en un gran santuario. Pero, por otro lado, creo que ahí obtienes la información más lentamente. A veces es bueno tener algunos estudios en cautiverio para responder rápidamente algunas preguntas clave. Puedes probar algunos métodos en condiciones controladas y luego llevarlos al campo para verificar si los resultados son equivalentes.

16- ¿Podrías contarnos alguna anécdota graciosa que haya sucedido durante uno de tus estudios?

Si, por supuesto. Sucedió durante uno de los experimentos con macacos japoneses en el zoológico de Lincoln Park, con las pruebas táctiles para medir el estado de ánimo. En estas pruebas, los individuos pueden ingresar voluntariamente en la sala y realizar un test con el ordenador. Yo les observo desde el otro lado de una pared de cristal. A través de un espejo del techo se refleja lo que están haciendo. La única regla para los monos es que solo pueden participar en la prueba si están solos en la sala.

Aprendieron muy bien la tarea y funcionó hasta el día que tuvieron bebés. Uno de ellos se llamaba Ottaro. Se le ocurrió la estrategia de entrar en la habitación y trepar para esconderse detrás del espejo. Por lo tanto, no siempre podía controlar la situación de aislamiento. Además, los otros a menudo venían a participar mirándome como diciendo «Eh, soy el único aquí, ¿por qué no me dejas hacer la prueba? ». Pero obviamente tenía que esperar porque había otro mono escondido en la habitación. Ottaro también empezó a saltar de su escondite para sorprender a los otros monos, persiguiéndoles y tratando de participar. Lo interesante es que ella sabía que los otros monos no podían verla, y por eso los podía sorprender repetidas veces. Al final toda esta situación fue divertida, pero también un poco decepcionante porqué era difícil de controlar. Este es un buen ejemplo de decepción y los primatólogos saben que estas cosas suceden a menudo.

katieinrmfcavetouched1200

17- Entre todas las especies que has estudiado, ¿cuál es tu favorita o la más interesante? ¿Por qué?

Creo que tengo dos especies favoritas. Por un lado, los chimpancés son bastante sorprendentes, especialmente en Zambia. Hay como 100 chimpancés, así que pude verlos bien allí. Descansaban, se hacían cosquillas, se perseguían unos a otros… Y pude distinguir muchas personalidades diferentes. Entonces, fue muy interesante trabajar con esta especie. Por otra parte, los macacos japoneses también me fascinan ya que son enérgicos y decididos, pero también muy estratégicos. Están constantemente negociando su jerarquía social con muchas alianzas y agresiones. Es como ver una telenovela todos los días. Lo gracioso es que los estudiantes que vienen al zoológico al principio quieren trabajar con chimpancés o gorilas, pero tan pronto como ven lo interesantes que llegan a ser los macacos, se quieren cambiar.

18- Por último, pero no menos importante, ¿qué nos recomendarías como futuros primatólogos?

Un consejo que tuve, y creo que es realmente útil, es centrarse en una pregunta más que en una especie. Así que si estáis realmente interesados por la cooperación, el engaño o el aprendizaje social, intentad descubrir qué especie tiene más sentido estudiar para esa pregunta en concreto. Podéis limitaros a primates si queréis, y luego intentar llevar esa pregunta a otras especies. Eso os permitirá trabajar en distintos lugares con diversas oportunidades. Tenéis que recordar que es muy difícil en vuestras carreras poder trabajar con distintas especies de primates o con vuestras especies favoritas, ya que estáis limitados por el sitio de trabajo, el lugar donde vivís o el proyecto, entre otras variables. Entonces, recordad mi consejo: pensad en la pregunta, no en la especie.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s