Conoce a una primatóloga: Laia Dotras

Por Lorena Fernández-Hidalgo y Jana López, alumnas del Máster en Primatología de la Universitat de Girona, convocatoria 2017-19

Hoy entrevistamos a Laia Dotras, nacida en Barcelona. Estudió Biología y el Máster de Primatología en la Universitat de Barcelona. Es Directora adjunta del Instituto Jane Goodall España. Cofundadora y miembro de la junta directiva de SOS Primates. Sus primeros pasos en el mundo de la primatología fueron en 2002 como investigadora en la Unidad de Investigación y Etología de Fundació Mona. Posteriormente, ha trabajado en proyectos de rehabilitación y conservación de chimpancés en Sierra Leona y en la República Democrática del Congo. También ha participado en congresos de educación para la conservación de primates de PASA (Pan African Sanctuaries Alliance) en Sudáfrica y Uganda. Desde el 2009, colabora con el Centro de Rehabilitación de Primates de Lwiro, en la RD Congo.

 

1- Informándonos sobre tu experiencia hemos encontrado que has estado varios años en el RD Congo y Sierra Leona trabajando en centros de rescate y aplicando estrategias de conservación in situ. ¿Qué opinas sobre la cautividad? ¿Qué crees que debería tener más peso, la conservación basada en recuperar animales en peligro en cautividad o proteger los hábitats de los animales en libertad?

Para contestar la primera pregunta, hay que saber diferenciar de qué tipos de cautividad hablamos. Lógicamente, estoy totalmente en contra de la cautividad en circos o en manos de particulares, por ejemplo. Sin embargo, es cierto que muchos primates están viviendo en cautividad en centros de rescate o, incluso, existen parques zoológicos que actúan como centros de acogida, mejorando así las condiciones anteriores que tenía los animales decomisados. En los centros de rescate de los países donde he estado, se ofrecen los mejores cuidados y atenciones a los primates que alojan y se les rehabilita con la esperanza de que un día puedan volver a vivir en su hábitat natural, siempre y cuando esto sea posible. También es cierto que se dan casos de chimpancés a los que se les ofrece la oportunidad de ser reintroducidos y prefieren quedarse en cautividad, donde se encuentran más protegidos y seguros. Por esta razón, creo que la libertad está también en que ellos puedan elegir en función de su personalidad y necesidades. Sobre la segunda pregunta, considero que hay que invertir esfuerzos en el rescate y rehabilitación de crías huérfanas procedentes del tráfico ilegal, a la vez que se protegen los hábitats donde habitan estas especies. Nos son dos opciones excluyentes, si no que van de la mano. Y a la vez, trabajar en el desarrollo sostenible de las poblaciones humanas locales mediante programas de conservación comunitaria.

2- En el caso de los zoológicos europeos, ¿cuál crees que es la justificación para invertir recursos en mantener primates en sus instalaciones y no en centros de rescate o recuperación de sus hábitats?

Los argumentos actuales son diversos: científicos, para el mantenimiento del pool genético de determinadas especies, educativos, captación de fondos y financiación de proyectos para conservación in situ, etc. Desde mi punto de vista, considero que lo óptimo sería trabajar en los países donde hay primates en libertad y que el trabajo de conservación se hiciera directamente allí. Pero es cierto que, en países del norte como es el caso de España, sigue habiendo chimpancés u otros primates en manos de particulares y faltan centros que puedan hacerse cargo, siendo algunos parques zoológicos los que realizan esta función. Además, creo que, debido a la presión social, actualmente ya está cambiando el modelo antiguo de zoo, y algunos de ellos están realizando cambios para que prime el bienestar de los animales por encima del entretenimiento del público y se implican económicamente en proyectos de conservación in situ.

3- En el Santuario de Lwiro: ¿Cuál es el estado de los animales decomisados? ¿Cuál es el trabajo que se hace allí? A primera vista puede parecer que es un proceso sencillo, pero se ha visto que, debido a su complejidad cognitiva y emocional, es muy difícil rehabilitar chimpancés, ¿qué estrategias crees que son más efectivas?

Normalmente, los animales que llegan son crías que han vivido un proceso muy traumático. Físicamente llegan muy mal, con desnutrición, llenos de parásitos, deshidratados y con heridas producidas al ser capturados o por estar encadenados. Con una buena atención veterinaria y una alimentación muy cuidada pueden recuperarse en unas semanas. El problema es, sobre todo, la rehabilitación a nivel psicológico y emocional después de vivir situaciones tan traumáticas como la ausencia de la madre tras ser asesinada delante de la cría, la extracción del individuo de su hábitat y grupo familiar y el maltrato por parte de los furtivos y personas que los mantienen en unas condiciones pésimas de cautividad. La labor del Centro de Rehabilitación de Primates de Lwiro en RD Congo es acoger a estos huérfanos de la manera más parecida a como lo haría su madre. Están acompañados 24h al día por una persona que, poco a poco y con mucha paciencia, amor y cariño, consigue que la cría genere confianza en ella misma, en su entorno, en los otros chimpancés y en las personas que están en el centro. Esta persona que adquiere el rol de madre de sustitución se convierte en un referente para la cría y facilita la integración con los otros individuos de su edad hasta formar grupos en los que ellos mismos generan vínculos, empiezan a jugar y se posibilita la rehabilitación emocional.

4- Hoy en día, la fragmentación de hábitat, la caza y la deforestación están reduciendo las cifras de las poblaciones de primates a números alarmantes. ¿Crees que llegamos tarde a la conservación de los primates? ¿Hay esperanza? ¿Crees que los chimpancés puedan llegar a extinguirse?

Yo creo que la situación es complicada pero no hay que tirar la toalla, ya que de esta forma se estaría condenando a las especies amenazadas. Soy optimista debido a que hay personas y organizaciones que luchan día a día para que esto no suceda y empiezan a verse algunos resultados. Tanto en el caso de centros en España, como la Fundació Mona, que trabaja por la rehabilitación de primates ex situ y concienciando a sus visitantes; como organizaciones de todo el mundo, como el Instituto Jane Goodall que, además de promover la concienciación global para un mundo más justo y sostenible, trabaja in situ.

Por ejemplo, en el centro de Tchimpounga (República de Congo) donde se rehabilitan primates y se hace trabajo de conservación comunitaria, se ha ido observando una disminución en los últimos años del número chimpancés que llegan al centro, lo que refleja que ha incrementado la conciencia sobre este tema y que la caza ha disminuido. Este tipo de hechos me hacen ser optimista y pensar que, como mínimo, podemos parar el declive en el que están sumidos.

5- ¿Por qué crees que es importante conservar a los primates?

Creo que el principal motivo es un deber ético, pero no solo con los primates, sino con el resto de las especies con las que compartimos este planeta. Todas tienen el mismo derecho a existir. A parte, hay muchos otros importantes como el valor ecológico, el científico o el económico de la especie. Pero el principal, sin duda, es el principio ético.

6- ¿Qué opinas sobre que se le dé más importancia a la conservación de grandes simios que a la de otros primates menos cercanos a nosotros filogenéticamente?

Debido a nuestras muchas similitudes con los grandes simios, a la gente le llama mucho más la atención y se identifican más con un chimpancé o un orangután que no con otro primate que pueda resultar menos atractivo para el público general o para posibles donantes. Estas características que los hacen carismáticos promueven conductas de empatía y ganas de pasar a la acción, de protegerles. De esta forma, los grandes simios actúan como especies bandera, siendo símbolos de la protección de sus hábitats y de toda la biodiversidad que estos alojan, incluidas otras especies de primate.

7- Debido a que trabajas en países en los que una gran parte de la población vive por debajo de sus necesidades básicas, ¿de qué manera crees que la lucha contra el hambre juega un papel importante en la conservación de los primates?

Cuando se hace conservación de primates in situ, es muy importante identificar también las necesidades reales que tiene la población local. Cuando vives en la extrema pobreza y tienes muchos hijos, la conservación de especies como el chimpancé no es tu principal preocupación. Tu objetivo es alimentar a tus hijos, que tengan acceso a agua, que puedan ir al colegio o ser atendidos a nivel de salud. Es muy importante poder ofrecer alternativas a la caza y a la extracción de recursos a la población local que depende de estas actividades. Se pueden ofrecer técnicas sostenibles de mejora agrícola o ganadera, aumentar el nivel de alfabetización a partir de becas escolares o hacer campañas de sensibilización adaptando el mensaje al conocimiento de la población. Por ejemplo, en Senegal y Guinea el Instituto Jane Goodall España desarrolla desde el 2009 un programa de conservación de los chimpancés del oeste de África, una subespecie críticamente amenazada, y lleva a cabo programas de desarrollo sostenible con la población local, que incluye proyectos de seguridad alimentaria. En nuestra web podéis leer más sobre estos proyectos: www.janegoodallsenegal.org

8- Además, sabemos qué haces campañas de educación ambiental en España, en otros países occidentales y en poblaciones que conviven con primates, como en el Congo,

¿Cuál es el mensaje que intentas hacer llegar respecto a la conservación de primates?

¿Hay diferencias respecto a la audiencia?

El mensaje que se da aquí en España se enfoca hacia el consumo excesivo que hacemos de los recursos. Acercar a la población a conocer las repercusiones que tienen nuestros hábitos, no solo en nuestro entorno, sino también en países donde habitan especies altamente amenazadas, como es el caso de los grandes simios. Se trata de ser conscientes de la forma en la que hacemos las cosas. Me gusta mucho la frase “tu compra puede cambiar el mundo”. Un ejemplo es la problemática existente con el aceite de palma o con la alta demanda de coltán, un mineral utilizado en la fabricación de aparatos tecnológicos que causa graves consecuencias sociales y ambientales en la RD Congo. Conocer el impacto que tiene contribuir a que su comercialización continúe creciendo es clave para poder realizar un cambio. Sobre todo, para poder actuar como canal de sensibilización, y concienciar a amigos, familiares, etc. Como dice Jane Goodall: “Cada uno de nosotros importa. Cada individuo marca una diferencia, cada día.” En España, después de conocer la problemática del coltán, muchas personas y empresas colaboran con la campaña de reciclaje de móviles “MOVILízate por la selva”, reciclando sus móviles en desuso y contribuyendo a programas de conservación y educación del Instituto Jane Goodall en África.

9- ¿Qué papel tiene el gobierno en todo esto y hasta qué punto se implica?

A nivel gubernamental existen grandes diferencias dependiendo del país en el que nos encontremos. En muchos casos, el mayor problema es la altísima tasa de corrupción, lo que imposibilita trabajar de manera eficiente. Si hablamos a nivel europeo, existen intereses de por medio que hacen que las reglas del juego no sean justas. Normalmente, cuando existe interés económico es complicado que desaparezca, por lo que para poder proteger a las especies amenazadas que viven en países conflictivos, es necesario trabajar muy de cerca con las autoridades locales. Allí es donde trabajamos: a pequeña escala. Es necesario explicar a las comunidades locales o jefes de poblado por qué estás allí y qué es lo que estás haciendo. Contar con su apoyo y que participen con nosotros en los proyectos que desarrollamos. Como digo, no siempre es fácil, pero es un trabajo necesario.

10- En cuanto al tráfico de primates: ¿Cómo ha evolucionado a lo largo de los últimos años? ¿Qué penas se aplican en el RD Congo? ¿Qué tipo de acciones crees que se pueden llevar a cabo desde aquí para amortiguar o combatir lo que está pasando allí?

El tráfico de especies es un problema que, por desgracia, sigue muy vigente. Lo que ha cambiado un poco en la actualidad son los países de destino. Hace unos años, países europeos como España, eran grandes receptores de primates procedentes de África o América. Pero, debido al trabajo de concienciación que se hace desde los años 90, la tendencia ha ido disminuyendo. Sin embargo, todavía existe una fuerte cultura de mascotismo de especies exóticas y se sigue traficando con especies de primates pequeñas, como los titis. Pero en la actualidad, el gran problema lo encontramos en China y los países del Golfo Pérsico. Existen mafias, muy bien organizadas y que nada tienen que ver con el país de origen de los primates, que ganan muchísimo dinero cometiendo este tipo de delitos. Es necesario mejorar las leyes de los países de origen. Hay casos en los que la multa por capturar o matar a un chimpancé no supera el dólar, es ridículo, ¿no? Y en otros casos existen animales que salen del país con permisos CITES falsificados. Por ello, debemos trabajar para reforzar las leyes y para que se cumplan.

11- Actualmente formas parte de la directiva del Instituto Jane Goodall España, ¿Qué significa Jane Goodall para ti?

Sin duda Jane Goodall ha sido y es un referente para mí. Es cierto que hubo dos personas que me acercaron al mundo de la primatología cuando era pequeña: Dian Fossey, a quien descubrí siendo una niña a través de la película “Gorilas en la niebla”, y el Dr. Jordi Sabater Pi, a quien, debido a mi fascinación por los gorilas, fui a escuchar a una conferencia que dio en la Facultad de Biología de la Universitat de Barcelona cuando yo tenía 15 años. Ese día confirmé que quería estudiar allí y dedicarme a la primatología. A Jane Goodall la descubrí un poco más tarde, pero sin duda, ha tenido una gran influencia en mi vida. Gracias a sus libros, sus conferencias y las conversaciones que he podido tener con ella, he cambiado muchos hábitos de mi día a día. Es una persona muy especial y me siento privilegiada por poder compartir espacios más íntimos con ella cuando viene a España. Que te explique cosas que no están en los libros, sobre su vida o su trayectoria profesional. Ella significa para mí un compromiso de vida, no solo dentro de la organización del Instituto Jane Goodall sino también como Laia, a título personal. Un compromiso de reducir al máximo la huella que dejo en el planeta y de animar a futuras generaciones a continuar protegiendo la biodiversidad.

12- ¿Crees que ser mujer tiene implicaciones positivas a la hora de comenzar un camino dentro del campo de la primatología?

Tal como implicaciones positivas creo que no. No tiene nada que ver si eres hombre o mujer para poder realizar carrera profesional dentro de la primatología. Sí que es cierto que en este ámbito hay muchas mujeres, quizás porque nos llama más la atención o porque tenemos mucha paciencia. Trabajar directamente con los animales requiere paciencia y constancia. Todas las mujeres que conozco que se dedican a la primatología tienen un fuerte compromiso, se creen su trabajo y se entregan totalmente día a día.

13- ¿De qué forma crees que se puede contribuir desde la primatología al empoderamiento de las mujeres?

Uno de los pilares de la conservación de primates son las comunidades, y el papel de la mujer dentro de estas es muy importante. Por lo tanto, en los proyectos de conservación se empodera normalmente a la mujer. Se le da más visibilidad, respeto y herramientas para que ellas mismas puedan realizar proyectos dependiendo de sus necesidades. En estos momentos estamos comenzando un proyecto en Senegal para facilitar y mejorar el cultivo y producción de fonio, un cereal que crece en zonas áridas y que requiere un descascarillado muy laborioso. Queremos facilitarles el trabajo con máquinas para que puedan dedicar más tiempo a realizar otras tareas. También estamos trabajando con la problemática de la escasez de agua. Así que sí, hay muchos proyectos que trabajan en la conservación de primates y que ofrecen ayuda a las mujeres. Pero no solo a ellas, sino también a las familias que están a su cargo.

14- ¿Si tuvieras que dar un consejo a futuros primatólogos cuál sería? ¿Y, si pudieras darte un consejo a ti misma en el momento en el que empezaste, pero sabiendo todo lo que sabes hoy, cuál sería?

Trabajar muy muy duro, ser constante y no rendirse. Hay oportunidades que finalmente no surgen, pero se trata de estar siempre buscando. Tener muchas ganas de aprender y de aportar. Hay mucho trabajo por hacer así que todos podemos encontrar nuestro rinconcito, nuestro sitio de trabajo. Y siempre con humildad y respeto a la gente que lleva años trabajando. Porque hay mucho camino ya recorrido, pero queda mucho por recorrer. Si el consejo fuera para mí misma… que a veces la realidad no es como una la proyecta o la sueña, a veces puede ser peor o incluso mejor, pero que de todo se aprende.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s