Conoce a una primatóloga: Zanna Clay

Por Sara Vicente Alonso, Alumna del Máster en Primatología UdG-Fundació Mona, convocatoria 2016-2018

“El tiempo corre y antes de que nos demos cuenta habremos destruido lo que es más hermoso e importante de este planeta: su biodiversidad natural”.
Zanna Clay

La Dra. Zanna Clay, investigadora en primatología y psicología comparada dotada con una beca Marie Curie, explora la evolución de la comunicación, la cultura y las emociones en primates. Es además experta en el comportamiento de bonobos y ha tenido la oportunidad de observarlos en la RD Congo, trabajando de la mano del Prof. Frans de Waal. Hoy, Zanna comparte con nosotros su pasión por la primatología hablándonos de sus proyectos, sus sueños y alguna divertida anécdota en el campo.

Zanna, muchas gracias por acceder a contarnos un poco sobre ti. Quisiera empezar trasladándote a unos cuantos años atrás. ¿Recuerdas lo que solías responder de niña cuando te preguntaban qué querías ser de mayor? ¿Te imaginabas convirtiéndote en primatóloga?

Desde mi niñez, siempre he estado interesada en los animales y el comportamiento animal. Durante la escuela primaria siempre decía que quería ser bióloga marina. Sin embargo, cuando empecé a aprender que esto se centraba sobre todo en peces y algas, me di cuenta de que estaba más interesada en los mamíferos. No me imaginaba convirtiéndome en primatóloga, ¡pero ahora estoy muy contenta de serlo! En realidad comencé mi doctorado en primatología a través de un puesto como ayudante de investigación en un proyecto con suricatos.

Dentro del mundo de la primatología, hay expertos que vienen de ámbitos muy diversos. Tú, que te graduaste en Psicología y Zoología en la Universidad de Bristol, ¿cuál de estas dos disciplinas consideras que te ha preparado mejor para convertirte en primatóloga?

En realidad, ¡ambas! Fue una suerte poder estudiar ambas materias y contar con un tutor fantástico que organizaba cursos complementarios en los dos departamentos. Creo que mis bases en la teoría de la evolución (de Zoología) han sido extremadamente importantes en mi formación como investigadora en general y para mi trabajo tanto con humanos como con primates no humanos. Estas bases establecieron los pilares de mis actuales intereses como investigadora en la evolución del lenguaje, la cultura y la empatía.

Mi experiencia en zoología sobre cómo estudiar el comportamiento y cómo hacerse preguntas sobre los mecanismos que desencadenan el comportamiento ha fortalecido enormemente mis investigaciones en psicología. Del mismo modo, también uso principios que he aprendido de la psicología para hacerme preguntas sobre el comportamiento de nuestro parientes vivos más próximos, los grandes simios. De modo que, ambas disciplinas han sido igualmente importantes en mi desarrollo profesional.

Sabemos que te interesa el desarrollo de las emociones y de la cognición social, entre otros aspectos. Pero, ¿por qué escogiste a los bonobos para tus estudios en estos ámbitos?

Los bonobos son, junto con los chimpancés, nuestros parientes más cercanos, sin embargo se sabe mucho menos sobre los primeros. A pesar de estar estrechamente relacionados con los chimpancés, los bonobos muestran muchas diferencias importantes e interesantes en su comportamiento y cognición social, lo cual nos ofrece una visión única de nuestro pasado como primates. Así que un objetivo clave de mi investigación es llenar algunas de las lagunas, por así decirlo, para proveer una visión más equilibrada sobre a quién podría parecerse nuestro último antepasado común.

Los bonobos también son especialmente interesantes en lo que a cognición socio-emocional se refiere, ya que parecen estar más enfocados hacia el plano social y ser más tolerantes socialmente y emocionalmente sensibles que los chimpancés. Sus sociedades están basadas en el poder y la tolerancia social de las hembras, así que creo que ofrecen una visión especialmente interesante de la evolución de los homininos que difiere del panorama basado en los chimpancés.

¿Recuerdas tu primera experiencia de campo? ¿Podrías contarnos la situación más difícil a la que te has enfrentado en el campo y alguna que guardes con especial cariño?

Mi primera experiencia de campo propiamente dicha fue trabajando como guarda forestal en una reserva de lémures en Madagascar. Era un lugar muy apartado y sólo teníamos lo básico, sin electricidad siquiera, pero fue maravilloso, ¡supe que el trabajo de campo era para mí!

En cuanto a experiencias de campo difíciles, estudiar bonobos salvajes fue uno de los mayores desafíos a los que me he enfrentado. Hubo un periodo en el que se dedicaron a buscar comida muy lejos de nuestro campamento, en un área donde no había ningún sendero abierto. Así que, para alcanzarlos, teníamos que salir del campamento a las 2:30 de la madrugada, pasar 3 horas despejando el camino a través del bosque y de pantanos muy densos y caminar unos 7 km para llegar hasta sus nidos sobre las 5:30. Después los seguíamos durante todo el día a través de un bosque muy denso y pantanoso hasta que se iban a dormir, sobre las 6:00 de la tarde. Y entonces teníamos que regresar a oscuras, teniendo que abrirnos camino de nuevo por el bosque durante otras 3 horas hasta que llegábamos al campamento a las 9:00 de la noche. Pasar 18 horas en el bosque y caminar entre 15 y 20 km en estas condiciones, ¡era bastante agotador! Pero también fue muy gratificante. Siguiendo bonobos salvajes he visto cosas asombrosas. Cada día había algo increíble y a veces incluso eventos excepcionales tales como caza, encuentros entre grupos o nacimientos.

En las largas horas de observación en el Lola ya Bonobo Sanctuary en la República Democrática del Congo, tuvisteis la oportunidad de ver a algunos bonobos realizando comportamientos que podrían ser categorizados como pretend play. Por ejemplo, cuando Nioki pareció fingir que bebía leche de soja de un recipiente mientras dos compañeros la miraban. Personalmente, ¿crees que los bonobos podrían ser capaces de realizar juego simbólico como cuando los niños agarran un par de zapatillas y fingen que son aviones?

Es difícil decirlo, pero parece que podría ser así. La observación puede revelar cosas muy interesantes, pero hacen falta experimentos para poner verdaderamente a prueba a los mecanismos subyacentes. De modo que necesitaríamos investigar más para poder responder a esta cuestión, tanto mediante observaciones sistemáticas como con experimentos.

¿Ves a los humanos más como chimpancés o como bonobos?

No hay duda de que los humanos tenemos componentes de ambos, ¡esto es lo que lo hace tan interesante!

Dentro de tus ámbitos de interés también se encuentra la evolución del lenguaje humano y los sistemas de comunicación de los primates. Todavía no existe consenso acerca de qué procesos cognitivos han sido los principales desencadenantes de la aparición del lenguaje en nuestra especie. Tú que has estudiado la cognición social en primates y humanos, ¿la defenderías como la precursora más probable de nuestro lenguaje?

El lenguaje tiene muchos componentes, y los componentes cognitivos que dieron lugar al lenguaje están relacionados con muchas otras capacidades básicas para las que los seres humanos parecen mostrar una habilidad especial. La cognición social es ciertamente esencial en el lenguaje humano y sin duda ha jugado un papel crucial en su evolución. La habilidad para aprender nuevas señales comunicativas y producirlas de forma intencionada es una parte importante de la historia, así como el deseo de compartir información para aumentar la afinidad con los demás y para entender y manipular lo que otros saben empleando la comunicación. Hasta donde sabemos, el lenguaje implica muchas habilidades cognitivas diferentes, algunas de ellas motivadas socialmente, pero no todas. La cognición social parece ser un motor clave para el lenguaje y es probable que las formas exclusivamente humanas de cognición social hayan sido moldeadas por éste durante sus comienzos, pero que a su vez también hayan actuado como moldeadoras del mismo

Aunque durante un tiempo tu trabajo se centró en grandes simios, ahora estudias también el desarrollo de la cognición cultural en niños. ¿Te resulta más sencillo ver sus similitudes con los bonobos y otros grandes simios o sus diferencias?

Al trabajar con niños pequeños y grandes simios, de forma natural ves muchas similitudes. Se notan especialemente en los niños más pequeños, de 3 años para abajo. Alrededor de los 3 años, cuando comienzan a aparecer cosas como la teoría de la mente, también empiezas a ver algunas diferencias llamativas. Es fascinante trabajar con niños y simios para identificar las características que los unen y los diferencian.

En términos de cognición cultural, ya se ven algunas diferencias claras desde una edad temprana. Los niños están obsesionados con copiar comportamientos, algo que parece ser una actividad social y no solo una forma de aprender sobre el mundo. En comparación, los simios no parecen tener esta fuerte motivación social por copiar y esta diferencia podría explicar muchas aspectos relacionados con qué hace a las sociedades humanas ser como son, por ejemplo, con respecto a sus normas, objetos culturales, rituales, lenguas y convenciones.

Me gustaría que te imaginaras a ti misma dentro de 10 o 15 años. ¿Qué preguntas te gustaría haber logrado responder con tus investigaciones para entonces?

La Dra. Zanna Clay durante una conferencia en la Linnean Society de Londres

Me gustaría llegar a precisar qué características del lenguaje son verdaderamente únicas de los humanos y cuáles compartimos con otros animales. En este momento, la imagen todavía es borrosa, ya que no tenemos información suficiente, no solo sobre simios, sino también sobre otras especies de animales y, entre ellos, de pájaros. En este sentido, me gustaría tener una visión más integrada de cuáles de las capacidades comunicativas de los animales forman las bases del lenguaje, para identificar qué habilidades son por tanto comunes a lo largo de las diferentes especies, qué capacidades (si las hay) son más específicas de los simios y cuáles son únicas de los humanos.

También me gustaría saber más sobre las raíces evolutivas de las empatía en humanos y primates. Contamos con un buen número de investigaciones comportamentales que  se dedican a buscar signos de empatía en primates, pero a mí me gustaría mirar más a fondo dentro de los posibles mecanismos que conducen a este tipo de comportamientos.

Actualmente, al hablar de primatología, es casi inevitable mencionar la luz roja de alarma que palpita con más fuerza cada día: todas las especies de grandes simios están amenazadas o críticamente amenazadas, al igual que gran parte del resto de primates. Si tuvieras la oportunidad de hablar al mundo entero sobre esta cuestión, ¿qué le dirías?

El tiempo corre y antes de que nos demos cuenta habremos destruido lo que es más hermoso e importante de este planeta: su biodiversidad natural. Es nuestra obligación moral, como ciudadanos y administradores de este planeta, proteger las especies más vulnerables que nosotros y promover su supervivencia. Pero no solo esto. Con la llegada de las nuevas amenazas para la supervivencia, como el cambio climático, la sobrepoblación y la extensa contaminación de nuestra atmósfera, queda claro que proteger este planeta no es solo una obligación moral, sino también una necesidad para nuestra propia supervivencia. No estamos solos en esta tierra y dependemos de la coexistencia estable con la naturaleza que nos rodea. Estamos destruyendo demasiado rápido aquello que nos ha ayudado a crecer. El mundo es un lugar extraordinario, lleno de maravillas naturales todavía por descubrir, disfrutar y de las que aprender. Debemos proteger estos regalos antes de que sea demasiado tarde. Esto incluye a los primates, pero se extiende mucho más allá, a toda la biodiversidad que mantiene los ciclos de vida de la Tierra.

Zanna, muchísimas gracias por tu tiempo y amabilidad. Espero que nunca pierdas  la inquietud y el afán por descubrir, que continúes aportando tanto a la primatología y a la ciencia y que la naturaleza que nos rodea siga fascinándote cada día.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s