Conoce a un primatólogo: Stephen R. Ross

Por Marta Todó, alumna del Máster en Primatología, Fundació Universitat de Girona: Innovació i Formació y Fundación Mona. Curso académico 2016-18

Stephen Ross PhD es el Director del Lester Fisher Center for the Study and Conservation of Apes en el Lincoln Park Zoo de Chicago. Con más de 20 años de experiencia estudiando el comportamiento animal, en el 2009 tomó la iniciativa en el Proyecto ChimpCARE, que busca evaluar las condiciones y el manejo de los chimpancés que viven como mascotas, intérpretes y otras situaciones privadas con el objetivo de facilitar el cambio de las leyes. El Dr. Ross también es Presidente del Chimpanzee Species Survival Plan (SSP) de la Asociación de Zoológicos y Acuarios (AZA) y Presidente de la Junta en Chimp Haven, un santuario para los chimpancés procedentes de laboratorios, de la industria del entretenimiento, o mantenidos como mascotas.

1- Al inicio de su carrera empezó realizando estudios para mejorar el bienestar de los cerdos domésticos, ¿Qué le motivó  a dedicar su carrera al bienestar de los primates no humanos?

Desde muy temprana edad, tal vez 9 o 10 años, decidí trabajar con primates y específicamente con chimpancés. No estaba seguro entonces sobre que quería hacer exactamente alrededor de los chimpancés pero me atrajo mucho aprender más sobre ellos en una profesión científica. En la universidad aprendí más acerca de cómo podría combinar mi inclinación por la ciencia con mi deseo emocional de ayudar a los animales a través de la investigación de bienestar animal, y después de graduarme empecé a trabajar ayudando con la investigación acerca de la mejor forma de mantener cerdos domésticos. Fue una excelente experiencia para mí aprender métodos y filosofías en la ciencia del bienestar animal, pero aún así mi corazón ya estaba dispuesto a aplicar estas ideas para trabajar con primates.

2- Su investigación se centra principalmente en mejorar el bienestar de chimpancés en cautividad, ¿a qué es debido?

Como he dicho, siempre he sentido fascinación por los chimpancés y estaba particularmente interesado desde el principio con su compleja estructura social y vida política. A medida que aprendí más acerca de sus rasgos individuales de personalidad y necesidades emocionales, principalmente trabajando con ellos en entornos de laboratorio, me incliné hacia el uso de la ciencia para ayudar a adaptar el manejo y el cuidado de esta especie. Tuve algunos excelentes mentores, como la Dra. Mollie Bloomsmith, que ya estaban haciendo un trabajo estelar en este campo con chimpancés de laboratorio.

3- Pero también ha realizado estudios de bienestar en otras especies mantenidas en cautividad.  En su opinión, ¿cuál es la especie más complicada de mantener en buenas condiciones de bienestar? O dicho de otra forma, ¿Qué especie se adapta peor a la cautividad?

Creo que muchas personas asumen que los animales más inteligentes son los más difíciles de mantener en condiciones de cautividad, pero en realidad no estoy de acuerdo. Aunque hay desafíos significativos para estimular mentalmente a los animales con capacidades cognitivas y emocionales más complejas, la biología natural de otros animales, que pueden ser menos avanzados cognitivamente, pueden ser aún más difíciles de mantener en ambientes cautivos. Los animales con patrones muy amplios que son instintivamente impulsados a caminar largas distancias en su hábitat natural, pueden ser muy difíciles de mantener. Como por ejemplo, muchas especies de grandes carnívoros (osos, grandes felinos), así como algunos mamíferos marinos más complejos cognitivamente (delfines, orcas). En mi opinión, el progreso en la adaptación de los entornos a las necesidades de estas especies, ha sido mucho más lento y francamente menos impulsado por los datos que, por ejemplo, en los grandes simios.

4- El enriquecimiento ambiental es una de las herramientas utilizadas para la mejora del bienestar. ¿Cree usted que es un elemento que debe estar siempre presente o solo en determinados casos? ¿Utilizado de forma incorrecta puede contribuir al empeoramiento del bienestar?

 Como cualquier herramienta de gestión, el enriquecimiento puede, por supuesto, ser mal utilizado si se proporciona en forma o cantidad inadecuada. El enriquecimiento que no satisface una necesidad natural de un animal probablemente será un desperdicio de esfuerzo y posiblemente amplíe aún más la brecha entre las necesidades del animal y la capacidad del animal para satisfacer esa necesidad. El enriquecimiento, al igual que las dietas, debe ser cuidadosamente seleccionado y proporcionado de manera apropiada para cada especie con el fin de ser eficaz.

5- En muchas instituciones zoológicas, centros de rescate y laboratorios se realiza entrenamiento médico en primates para evitar las intervenciones mediante el uso de anestésicos. ¿Qué opina?

Hay muchas evidencias que apoyan la noción de que el uso de entrenamiento con refuerzo positivo puede reducir de forma efectiva el estrés de algunos procedimientos médicos para los primates en cautiverio y otros animales. Para los chimpancés específicamente, esperaría que esto fuera parte de los protocolos habituales.

6- En sus estudios habla de la coprofagia como un comportamiento anormal que debe estudiarse de forma separada puesto que se ha visto que se da más en chimpancés criados por sus madres, incluso se replantea su utilización como indicador negativo de bienestar. ¿Cree que debería dejar de utilizarse como tal?

Sí, hay varias líneas de investigación que convergen en la idea de que aunque la coprofagia es desagradable de ver, no es un buen indicador de bienestar. Durante muchos años, la coprofagia ha sido parte de una larga lista de comportamientos anormales, pero en mi opinión debemos cesar la dilución de esa lista y trabajar para focalizarnos en comportamientos que nos muestren de forma más clara que algo no funciona en las condiciones en las que el chimpancé es mantenido.

7- ¿En el tratamiento de conductas anormales es siempre necesaria la utilización de fármacos?

He crecido apreciando la utilidad del tratamiento farmacológico de algunas condiciones de comportamiento en los chimpancés, pero ciertamente no caracterizaría esta estrategia como apropiada en todos los casos o para todos los individuos. En muchos casos, los cambios en los protocolos de manejo, los horarios de alimentación, los regímenes de entrenamiento o los grupos sociales son suficientes para efectuar un cambio positivo. En otros casos, dosis moderadas de fármacos con efectos conocidos pueden ser útiles para ayudar a los chimpancés que sufren de ansiedad, etc.

8- ¿Cree que la personalidad de los individuos, en chimpancés en concreto, juega un papel importante en el bienestar?

Sabemos más sobre la personalidad de los chimpancés ahora que nunca y está claro que el temperamento individual influye en muchas características de los chimpancés desde la salud al bienestar y la longevidad. Las herramientas utilizadas para medir la personalidad son cada vez más eficientes y más fáciles de aplicar.

9- Como director del “Lester Fisher Center for the Study and Conservation of Apes” y ahora como Presidente de la Junta de Chimp Haven, habrá visto multitud de casos de chimpancés con problemas de comportamiento debido a su pasado. ¿De qué forma cree que se podría concienciar a la población para que estos animales dejen de utilizarse en la industria del espectáculo y como mascotas?

Como parte del Proyecto ChimpCARE, visitamos y observamos personalmente a docenas de chimpancés que eran mantenidos como mascotas y usados en la industria del espectáculo. Hemos publicado una serie de artículos que demuestran que los efectos de no tener suficiente tiempo con otros chimpancés, pueden tener efectos devastadores y duraderos en estos chimpancés… incluso décadas después de esas experiencias. Por desgracia, estos efectos sobre el comportamiento, la personalidad y la función endocrina, pueden durar incluso después de que los chimpancés se trasladen a condiciones mucho más apropiadas. Pero a menudo estos efectos no son evidentes para el público en general cuando los chimpancés son jóvenes y están siendo manejados por humanos. Debemos trabajar para educar al público sobre los efectos a largo plazo de estas prácticas y la vida de dificultades que enfrentan estos chimpancés como resultado de la frivolidad de las actividades humanas.

10- En muchos de sus estudios habla del efecto que tienen los visitantes en el bienestar de los grandes primates, ¿qué opina del uso de las pantallas de visión unidireccional que permiten al visitante ver al animal pero no a la inversa? Recientemente se han realizado algunos estudios en primates que demuestran que este tipo de instalaciones reducen el estrés…

Hay muchísimos estudios que investigan en esta dirección: de cómo la presencia de los visitantes puede afectar a los primates que viven, por ejemplo, en los zoológicos. Debo señalar que los primates en el Lincoln Park Zoo han sido estudiados en muchos aspectos y durante casi 20 años con muy poca evidencia de tal perturbación. Así que he llegado a creer que tales efectos negativos para los visitantes están fuertemente influenciados por el diseño de la instalación. Si los grandes primates tienen la opción y la capacidad de evitar las interacciones con los seres humanos, hay poca necesidad de pantallas y cubiertas especiales. Sin embargo, éstos pueden ser útiles en instalaciones más anticuadas donde estos animales tengan menos opciones espaciales.

11- Hoy en día hay un gran movimiento animalista en contra de los zoológicos. ¿Qué argumento utilizaría para convencer a estos grupos de que estas instituciones son necesarias?

He tenido la suerte de observar y estudiar miles de chimpancés en laboratorios, zoológicos, circos, hogares privados, instalaciones de entretenimiento y otros sitios. He visto lo mejor de los ambientes cautivos para los chimpancés y algunos de los peores. Creo que tenemos que alejarnos de estos conceptos de que los zoos son buenos o malos y los santuarios son buenos o malos… y volver a centrarnos en las características de la instalación, incluyendo el ambiente físico, social y el manejo de los chimpancés. Los mejores zoológicos hacen cosas para los chimpancés que la mayoría de las otras instituciones no hacen y no pueden. Los programas de educación eficaces pueden generar interés y respeto por estas especies y financiar programas de conservación que tengan efectos mensurables en las poblaciones silvestres. No creo que la gente tenga una buena comprensión del grado en que los mejores zoológicos apoyan y mantienen algunos de los trabajos críticos de conservación para los primates… y que esto sería muy difícil sin el componente de exhibición pública de los zoológicos. Para ser claros, los programas de conservación y educación no justifican el mal cuidado de los animales… no son categorías mutuamente excluyentes, deberíamos llevar a cabo un buen cuidado Y aplicar buenos programas en los zoológicos.

12- ¿Nos podría recomendar un libro de primatología? Y dada su extensa experiencia, ¿qué consejo nos daría como futuros primatólogos?

El libro de chimpancés más influyente que leí hace muchos años es “Chimpanzee Politics” de Frans de Waal. Si queréis aprender sobre el estrés, deberíais leer “Por qué las cebras no tienen úlceras” por Robert Sapolsky.

13- ¿Cuál dirías que es la mejor parte de tu trabajo? ¿Y si tuvieras que decir algo negativo?

La mejor parte de mi trabajo es trabajar con chimpancés… cada uno es diferente y único y especial para mí. Tengo la suerte de trabajar en una institución que me brinda la oportunidad de usar la ciencia para influenciar en el cuidado de los chimpancés no sólo en mi zoológico sino en una amplia gama de circunstancias.

14- ¿En qué proyectos está trabajando actualmente? ¿Y en qué nuevas líneas de investigación le gustaría trabajar?

Estoy muy entusiasmado con la nueva colaboración del Lincoln Park Zoo con Chimp Haven, el hogar de chimpancés nacionales donde más de 220 chimpancés se retiran de la investigación biomédica. Esta es la primera colaboración multidisciplinaria entre un zoológico acreditado y un santuario de chimpancés acreditado (que yo sepa). Nuestro objetivo es aprovechar nuestras respectivas fortalezas institucionales para avanzar en la comprensión y el cuidado de los chimpancés. Chimp Haven tiene una amplia gama de recintos para los chimpancés de hasta 6 hectáreas de bosque natural… por lo que es un lugar ideal para continuar las investigaciones de la utilización del espacio y el bienestar.

Enlaces de interés

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s