Conoce a un primatólogo: Luis Flores

31969986_10156378668626248_6592686713875726336_nPor Elke Gelinne, alumna del Máster en Primatología, Fundació Universitat de Girona: Innovació i Formació y Fundación Mona. Curso académico 2017-19

Licenciado en veterinaria y fundador de Wildvets, veterinarios para la Fauna Silvestre, Luis Flores es ahora Veterinary Advisor y Capacity Building Manager en el Centro de Rehabilitación de Primates de Lwiro (CRPL), formando parte del proyecto Gorilla Doctors. Con una gran experiencia en animales salvajes, decidió dar un giro a su vida y viajar hasta África para poder aportar conocimiento y adoptar mejorías. Su gran proyecto es seguir viviendo y trabajando en África para la Conservación de los primates y sus hábitats.

1- Cuando acabó la carrera, ¿pensaba llegar hasta donde ha llegado?

Cuando acabé la carrera tenía una cosa clara, y era que quería trabajar con fauna silvestre en algún país de África o Sudamérica. Mi ilusión era viajar y trabajar al mismo tiempo en esto. Siempre pensé terminar haciendo algo como lo que hago ahora, pero es verdad que el camino no es fácil y a veces no está tan claro que puedas llegar a conseguirlo y además la comodidad de los países desarrollados puede hacer peligrar tus objetivos e ilusiones, puede atraparte. Yo cuando decidí venir aquí tenía una vida muy placentera profesionalmente y personalmente hablando en Europa, y tuve que dar un gran giro que al final ha vuelto a cambiar mi vida hacia dónde quería ir desde el principio. Costó llegar y cuando llegó costó tomar la decisión.

2- En 2003 fundó Wildvets (Veterinarios para la Fauna Salvaje) ¿Qué le motivó a iniciar dicho proyecto y cuáles eran los objetivos principales?

Wildvets era la manera de poder desarrollarnos profesionalmente nosotros mismos, mi colega Pablo Rodríguez y yo. Era una forma de poder llevar a cabo nuestras ideas en relación con la veterinaria y la fauna silvestre. Teníamos mucha energía y mucha ilusión en crear algo que pudiese ofrecer unos servicios integrales en este campo, algo que tampoco existía ni tampoco creo que ahora exista como tal. Era nuestro proyecto y por ello también ahora estoy aquí.

3- Cómo definiría su trabajo. Además, ¿cuál es para usted lo más gratificante de su trabajo diario? ¿Y cuál es el aspecto más duro de su profesión?

Mi trabajo es una pasión diaria, una ilusión por hacer cada vez algo más por la conservación de los primates y de los bosques de esta zona de África (República Democrática del Congo). Es un sueño levantarte cada día en África, y pensar que puedes dar tu esfuerzo diario en algo tan importante como la conservación aquí, in situ, dónde realmente se necesita, esto es lo más gratificante. El aspecto más duro es cuando hay problemas de seguridad, cuando en la noche escuchas disparos o gente gritar huyendo de sus casas, cuando te encuentras en una situación de riesgo que no puedes controlar en absoluto. Se vuelve todo muy vulnerable y tú también con ello. Te deja mal psicológicamente y en cierto modo sufres mentalmente hablando.

4- Durante toda su trayectoria ha estado trabajando en diferentes centros (ZooBotánico de Jerez, Zoo de Vigo, Selwo, Lagos Zoological Garden, Badoca Safari Park,…), imagino que hay diferencias al trabajar en la península Ibérica y en África. ¿Podría decir qué le ha aportado tener toda esta experiencia previa?

El ZooBotánico de Jerez me ha dado gran parte de lo que sé. He tenido acceso a trabajar con muchísimas especies de mamíferos, aves y reptiles, ha sido mi gran escuela. Luego he salido de allí a través de Wildvets, que me ha dado la experiencia de enfrentarme a la vida real de los animales salvajes en nuestra sociedad, tanto en libertad como en cautividad, también me ha enseñado mucho de las relaciones con las personas. Todo lo demás siempre ha sido un complemento maravilloso para mi formación porque la más importante para un veterinario es estar con animales, cuando están sanos y enfermos, y eso lo he logrado todo ese tiempo. Otro aspecto muy importante en el que me he ido desarrollando todos estos años es en el de la conservación, a través de mi trabajo en el ZooBotánico y mis experiencias en diferentes proyectos de conservación dentro y fuera de la península. Es muy importante para ser veterinario de fauna silvestre saber en qué consiste la conservación de la biodiversidad.

42500478_10161332508915001_7207044926159192064_o

5- Ya que ha trabajado con tantos animales salvajes, ¿podría definir en pocas palabras qué diferencia a los primates del resto de animales?

La gran diferencia es que son primates y el resto no, y eso los hace muy cercanos a nosotros, de manera que el aspecto psicosocial juega un papel muy importante en todo nuestro trabajo con ellos.

6- Sigue formando parte de Rainfer (Centro de rescate de primates en Madrid). Desde 2013 hasta ahora ¿ha visto algún cambio en la sociedad o piensa que aún queda mucho por hacer?¿Qué mensaje le gustaría transmitir?

Creo que a pesar del todo el trabajo que se ha hecho queda mucho por hacer y sobre todo queda mucho por transmitir. España es un país de pandereta en muchas cosas y en la conservación de los primates está a la cabeza. Sus políticos y las autoridades relacionadas con la protección y su conservación son negligentes y no tienen ni idea de cuál es el papel que éstos juegan en nuestra sociedad y en nuestro planeta. Da vergüenza en muchos casos las cosas que aún siguen pasando. También está el otro lado, los centros de rescate, no se unen, van cada uno por su lado, me parece absurdo y fatal esa manera de actuar. AAP Primadomus, Fundación Mona y Rainfer deberían de ser uno, una coalición para poder abordar los problemas en referencia a la protección de los primates en España. De esta falta de cohesión es de lo que también se aprovechan las instituciones públicas y los políticos para no hacer nada, sin unidad no hay acción. Hay que ser más crítico para alcanzar metas en este aspecto. Rainfer lo fue, criticó la actitud de la oficina CITES por no apoyar el centro en momentos de crisis, y aunque no consiguió nada de parte de ellos, sí lo consiguió de la sociedad, ahora mucha más gente los conoce y los apoya.

7- Entiendo que ha vivido muchas situaciones de rescate de primates. En ese momento, ¿qué es lo primordial a nivel veterinario para estos animales? ¿Cuál es el procedimiento que se suele llevar a cabo?

El veterinario que trabaja con primates no puede olvidar el aspecto mental en éstos. La recuperación de un primate pasa por una recuperación física y mental. Hay que saber valorar los procedimientos en base a estos dos estados. Es muy importante. Dependiendo de cada caso el rescate se puede llevar a cabo de una manera u otra, no es algo fijo.

8- Desde septiembre del 2016 hasta el momento, está de veterinario en el Centro de Rehabilitación de Primates de Lwiro (Gorilla doctors). ¿Podría explicar cuál es su papel?

Desempeño las funciones de “Veterinary Advisor y Capacity Building Manager” en el centro. Vine aquí a mejorar la organización del departamento veterinario y fijar mejor los procedimientos que se llevan a cabo de forma rutinaria y otros menos rutinarios. La idea era aportar mi experiencia al centro para hacerlo mejor entre todos los veterinarios que estamos aquí. También era importante empezar un programa de capacitación para veterinarios africanos, centrado en gente de Congo, que arrancamos el pasado mes de marzo de 2017. Con todo esto, hacer investigación era también algo importante, y es así que tenemos varias líneas de investigación abierta relacionadas con nuestro trabajo diario, y esperemos que pronto se vean reflejadas en algunas publicaciones.

29433067_10156114314716163_5210282392224268288_o

9- Como veterinario, ¿qué es lo que da más trabajo de los primates? ¿Son las enfermedades zoonóticas, parasitarias, víricas y/o bacterianas lo que más frecuenta? ¿Cómo se afrontan?

Enfermedades zoonóticas son todas las que se pueden transmitir entre humanos y animales en una u otra dirección, en este caso primates. Dentro de ellas las infestaciones parasitarias del tracto digestivo juegan un papel muy importante en la salud de los primates cuando se encuentran en cautividad o en altas densidades de poblaciones salvajes pues la posibilidad de reinfestaciones se hace mucho mayor. Esto, unido al estrés social, los puede hacer muy vulnerables. Las infecciones respiratorias (víricas y/o bacterianas) son también muy importantes y de alta incidencia en cautividad, pero también en poblaciones salvajes. Trabajamos mucho en la prevención chequeando continuamente animales y personas que están alrededor de los animales (guardaparques, cuidadores, veterinarios, personal de la construcción, etc.) y dependiendo de los hallazgos tratamos o no a las partes. Trabajamos desde un punto de vista de “OneHealth”, pero sobre todo nos interesa saber qué tenemos para saber qué ha cambiado cuando algo pasa.

10- Uno de los temas del que muchas veces habla es el de la anestesia en primates. ¿Podría destacar las cosas más importantes para tener en cuenta al anestesiar un primate?

Es la base de un buen veterinario de fauna silvestre, sin saber anestesiar no se puede hacer nada y si se hace mal se pone en peligro la salud del animal más que cuidar de ella. El problema es que muchos veterinarios piensan que teniendo una dosis el resto está hecho, y es la gran equivocación, lo más importante es saber monitorizar la anestesia, saber qué pasa y por qué pasa en cada momento.

59087098_10162212999250001_5886704767425576960_n

11- Hasta el momento no ha parado. ¿Hacia dónde está dirigiendo su carrera en este momento? ¿Tiene algún proyecto más en mente?

Tengo muchos proyectos en mente de forma puntual, como la creación de un laboratorio de biología molecular aquí dónde ahora trabajo, en Lwiro, un laboratorio basado en el concepto de OneHealth, por ejemplo. Pero mi gran proyecto es seguir viviendo y trabajando en África por la conservación de los primates y sus hábitats.

 12- Cuéntanos alguna anécdota que recuerdes especialmente, algo que se te haya quedado grabado en la mente. 

“Corría el año 1997. Yo vivía en Bolivia y trabajaba en el Zoo de La Paz. Uno de los chimpancés, del grupo de 3 que teníamos, enfermó. El animal tenía vómitos y diarrea, falta de apetito y estaba algo “amarillo”. Intentamos tratarlo pero aquello no funcionó. El veterinario boliviano que trabajaba conmigo me trajo documentación “secreta” que tenía de los animales antes de su fallecimiento. Habían llegado de un zoo de los EE. UU., como regalo al Zoo de La Paz. En sus informes médicos el animal que murió constaba como positivo a Hepatitis B, esa fue la razón de que los “regalasen”. Una vez muerto fue llevado a la morgue. Allí en la morgue, al día siguiente, rodeados de cadáveres formolizados de gente no identificada, realizamos la necropsia del animal con un médico que apenas le abrió el abdomen y cogió muestra de su hígado amarillento y sangrante, claramente aumentado de tamaño. Tras analizar las muestras, me citaron en el despacho: el animal presentaba un patrón histológico hemorrágico compatible con la fiebre hemorrágica del virus de Marburg (virus responsable de una fiebre hemorrágica de elevada mortalidad). Hubo gente que fue puesta bajo vigilancia médica en las semanas siguientes. Yo dejé el zoológico al poco tiempo. El virus de Marburg y las fiebres hemorrágicas hicieron aparición en mi vida, quizás como preámbulo de mi destino más tarde en esta área endémica de filovirus”.

13- De veterinario a veterinario, ¿qué consejos darías a los que nos queremos dedicar a la primatología en un futuro?

Pues deciros que para poder hacer esto, trabajar en África, u otro lugar dónde haya poblaciones de primates por conservar, hay que dejar muchas cosas a un lado, que no es una profesión sino una forma de vida. Y en segundo lugar que no siempre el camino es directo, y que a veces hay que hacer otras cosas que no están directamente relacionadas con tu objetivo, sin olvidar éste, cosas que al final te pueden ayudar. Y por último que hay que trabajar duro, muy duro, cada día y sobre todo no escuchar a los que te quieren quitar tu ilusión de hacer lo que más te gusta.

13- Un libro de primatología que no le ha dejado indiferente.

“Ébola”, si se entiende eso por Primatología. Un repaso a uno de los virus más letales y menos comprendidos de nuestro último siglo que siempre puede suponer una amenaza para la conservación de las poblaciones de grandes primates en África.

Muchas gracias Luis por tu tiempo. Ha sido todo un placer poder hablar contigo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s