¡La tolerancia nos hace inteligentes!

Por Yaiza Sanjorge, alumna del Máster en Primatología de la Universitat de Girona, Convocatoria 2017-19

Los primates somos sociables por naturaleza. Vivir en grupo nos aporta seguridad y tranquilidad, pero también presenta inconvenientes. La cooperación y tolerancia son habilidades que algunas sociedades de macacos han desarrollado para afrontar el reto diario que supone vivir en un ambiente social complejo. ¿Sabías que esto podría estar afectando a sus capacidades cognitivas?

La tolerancia social se propone como un aspecto de la convivencia grupal que puede facilitar la evolución de capacidades cooperativas, y puede haber representado un desencadenante importante en la evolución de la cognición humana.

Las especies de macacos, aunque comparten los mismos patrones básicos de organización social, difieren en su estilo de afiliación, agresión, dominancia, comportamiento maternal y socialización. Podemos clasificar a las diferentes especies a lo largo de una escala de cuatro grados de tolerancia, que van desde un estilo social dictatorial, con jerarquías más pronunciadas (grado 1) a un estilo social más tolerante e igualitario (grado 4). Aunque sabemos que los macacos poseen capacidades cognitivas generales (tanto físicas como sociales) elevadas, los datos provienen de estudios con especies que principalmente pertenecen a los grados 1 y 2 de la escala de tolerancia social (es decir, las especies de menor tolerancia). ¿Qué pasa con las especies con sociedades más cooperativas? ¿Está el estilo social asociado a habilidades cognitivas específicas?

Grupo de Macaca fascicularis en un contexto afiliativo

Para determinarlo, se examinaron las habilidades en cognición física (la capacidad para rastrear objetos en el espacio, la comprensión de cantidades y la comprensión de la relación espacial-causal entre dos objetos) y en cognición social (el aprendizaje social, la comprensión de la comunicación y la teoría de la mente) de cuatro especies diferentes de macacos. Cada individuo también participó en un conjunto de pruebas para evaluar el control inhibitorio.

Los resultados muestran que tanto los macacos menos tolerantes como los más tolerantes poseen un rendimiento similar en las tareas del dominio físico, mientras que se aprecian diferencias dentro de las tareas del dominio social: los macacos socialmente tolerantes tienen mejores habilidades comunicativas y muestran un mejor control inhibitorio. Estos datos corroboran la idea de que vivir en un ambiente social tolerante puede estar asociado con una mejor capacidad de cooperación y comunicación, y con un mejor control de las respuestas automatizadas. Esta última capacidad es crucial para la supresión de respuestas reflejas, lo que disminuye enormemente los enfrentamientos.

Grupo de Macaca sylvanus en una sesión de grooming

El estudio también muestra que las habilidades cognitivas específicas de cada dominio (físico y social) sufren diferentes presiones evolutivas en las diferentes especies en respuesta a demandas ecológicas y sociales específicas. Vivir en grupos ejerce una presión selectiva en las capacidades cognitivas que requiere un individuo para sobrevivir en un paisaje socialmente complejo. Así, la selección de la tolerancia frente a la agresión en ciertas especies de macaco puede haber desencadenado los cambios conductuales, fisiológicos y morfológicos que vemos hoy en día. Y tú, ¿te animas a ser más tolerante?

Artículo original: Joly M, Micheletta J, De Marco A, Langermans JA, Sterck EHM, Waller BM. 2017 Comparing physical and social cognitive skills in macaque species with different degrees of social tolerance. Proc. R. Soc. B 284: 20162738.

Un comentario en “¡La tolerancia nos hace inteligentes!

  1. Aunque básicamente estoy de acuerdo con la declaración, quizá olvidemos que no solo los primates son seres sociales, existen otros animales que también son, sociables, con aptitudes cognitivas desarrolladas, como los cachalotes, delfines, lobos, elefantes etc. ¿Podemos considerar que estas cualidades los hacen mas cercanos a los primates humanos? ¿qué sus comportamientos asociativos y tolerante nos hacen parte de su árbol genealógico?.
    Si no usamos nuestras ideas acerca del origen del ser humano (que creo no deben ser un fundamento probatorio para determinar nuestra herencia cognitiva) y si nos basamos en pruebas contundentes, nos damos cuenta que todos los animales tienen ciertos comportamientos cognitivos pero no son “prosociales” de seres más desarrollados, lo que podemos “imaginar, o podría ser, o pudiera ser” entra dentro de la conjetura, pero no probatorio.
    De la misma forma que por mucho que intentemos prepararnos en carrera de fondo, nunca podremos correr como un guepardo, o aunque intentemos de agudizar nuestra vista nunca lograremos ver como un águila o un halcón, no podemos pensar que los primates antiguos pudieron desarrollar las avanzadas capacidades cognitivas del hombre, como el razonamiento, la percepción, intuición, desarrollo del lenguaje, creatividad, imaginación, etc. solo por el hecho de que posean cualidades cognitivas que otros animales también poseen. Deben existir otros factores que nos prueben como pudieron desarrollarse estas facultades y ser heredadas cuando tenían sus limites naturales.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s