Conoce a una primatóloga

En esta breve entrevista intentaremos transmitir el mensaje de una gran científica quien ha enfocado sus estudios en conocer a los primates que habitan en Ecuador, identificar sus principales amenazas y buscar soluciones viables para su preservación. Stella de la Torre ha sido autora y colaboradora de investigaciones sobre la ecología, la etología de Callithrix (Cebuella) pygmea, Alouatta seniculus, Saguinus tripaartitus, Saimiri sciureus, Pithecia monachus, Callicebus lucifer, Lagothrix poeppigii, Ateles belzebuth, entre otros.

1- ¿Quién es Stella de la Torre?

Soy profesora, investigadora y Decana del Colegio de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad San Francisco de Quito. Hice mi doctorado en la Universidad de Wisconsin en Madison. Hice mis estudios sobre Ecología y Comportamiento de Primates y el enfoque de mi investigación fue sobre el comportamiento y ecología de leoncillos, sobre qué factores ambientales están afectando o podrían afectar al comportamiento vocal de esta especie y a partir de entonces, esto ya es más de 20 años, me dediqué al comportamiento vocal alimenticio, dinámica poblacional, estado de conservación, y últimamente en comportamientos afiliativos, afectación del estrés con medidas de cortisol en heces para evaluar el nivel y como otros factores ambientales podrían estar afectando a la fisiología de estos animales. He estudiado otras especies, de hecho empecé estudiando “chichicos” negros (Leontocebus negricolis) aspectos básico de ecología, preferencia de hábitat, área de vida y comportamiento reproductivo y en el últimos tiempo me he dedicado a estudiar poblaciones de sobre todo el mono aullador de la costa (Alouatta palliata)  para entender un poco más que factores ambientales podrían predisponer ciertas poblaciones a un mayor riesgo de epidemias.

 2- ¿Cuál fue su principal motivación para estudiar a los primates en el Ecuador?

Del Ecuador en particular, es porque soy de acá y no tenía que moverme mucho. Y en general a los primates, es una combinación de interés. Siempre me ha interesado desde hace muchísimo tiempo entender mi comportamiento y el comportamiento humano y entender un poco más sobre nuestra evolución como especie. La primera vez que vi monos en estado silvestre me di cuenta que éramos súper parecidos entonces fue una oportunidad que no quise dejar pasar para precisamente conocer un poco más sobre nuestro grupo en general y sobre cómo podrían explicarse algunas de las del comportamiento humano.  Después ya me interesaron muchos otros aspectos de los primates en sí y obviamente el tema este de que están terriblemente amenazados por nuestras actividades influyo  mucho en que me interesara todavía más en entender que se podría hacer para ayudarles.

3- ¿Qué experiencia recuerda más cuando estudió al leoncillo en la selva ecuatoriana, y cómo aportó a su desarrollo profesional y personal?

En realidad a los leoncillos les estoy siguiendo hasta ahora. De hecho ahorita el problema que tengo es que, incluso en áreas como Tiputini que es un bosque bien conservado, ya no tengo grupos.  Todos los grupos desaparecieron súbitamente en menos de 4 meses, tres grupos que estaba estudiando ya no están y esto es el último año. Es algo súper preocupante. El último grupo desapareció cuando estábamos viéndole, en dos días.  El primer día desaparecieron dos y el siguiente los otros dos. Yo, personalmente, creo que hay en esta especie epidemias que les diezman y lamentablemente parece que este fue el caso del Tiputini ahora. Pero no tenemos la certeza. En realidad lo que más me ha marcado de estudiar a estos monos durante tanto tiempo es precisamente eso. Es súper frustrante ver que animales tan fantásticos como ellos están cada vez más mal, diría yo.  Las poblaciones son cada vez más reducidas, muchos sitios donde antes tenía poblaciones ahora ya no tengo nada porque  ya no hay bosque o porque, como en este caso, los monos simplemente desaparecen quien sabe por qué. Entonces, más allá de que es lindísimo ver como animales como los leoncillos tienen comportamientos tan parecidos a los nuestros. Tan complejos como por eje. Un papa le pueda enseñar a los hijos como  cazar insectos. Lo que más me ha marcado es eso, ver lo mal que están y lo poco que en realidad estamos haciendo o puedo hacer yo para que puedan estar mejor.

4- ¿Es inusual que un grupo de leoncillos desaparezca en dos días?

En realidad si.  Es verdad que normalmente hay grupos que se pierden, dispersan, migran… Pero que todos los grupos que hayamos estado estudiando desaparezcan, nunca nos había pasado, y desaparecieron en menos de tres meses. Si ya no están en sus sitios lo que hacemos es buscar por los alrededores.  En este caso hemos seguido buscando con la gente de Tiputini y hemos barrido más de 100 hectáreas y no, no hay.

5- ¿Crees que esta desaparición pueda estar relacionada con epidemias debido al trafico silvestre?

En este caso no, en el Tiputini no, porque ahí no hay reintroducciones de animales rescatados que es lo que podría eventualmente llevar algún tipo de patógeno, pero si podría estar más relacionado con la presencia de gente.En realidad los primates no humanos, como son tan estrechamente relacionados con nosotros a veces pueden contagiarse también de enfermedades de los seres humanos. Entre esas la fiebre amarilla, que se sabe hubo un brote recién en Brasil y no es difícil pensar que algo de eso llegó ya a la Amazonia ecuatoriana. Los leoncillos son sensibles, en general los calitríquidos, al virus del herpes que los seres humanos tenemos para regalar. Entonces podría ser el caso de una transmisión entre especies, pero podría también ser un patógeno exclusivo de los leoncillos que les causa mortandad y no conocemos.

6- Desde su punto de vista, ¿las comunidades donde ha trabajado están dispuestas a conservar a los primates?

En algunos casos si, y en otros no. Por ejemplo, ahora que estamos trabajando en la zona del sur de la costa ecuatoriana, en el área de Puyango, yo veo que la comunidad está mucho más interesada de lo que yo he visto nunca a alguien  interesarse en conservar a los monos allá. En parte, porque tendrían nuevos ingresos con turismo y entonces lo que les hemos propuesto es precisamente comenzar un programa de turismo de naturaleza enfocado en primates y otras especies de esa zona. Como es una zona que no tiene mucho bosque, estamos empezando a tratar de restaurar ciertas áreas para conectar los fragmentos donde están los monos. Y en general la respuesta de mucha gente es bastante buena.

En otros sitios yo diría que hay menos interés a pesar de que, en algunos casos, personalmente me he dedicado durante mucho tiempo a tratar de sensibilizar de varias maneras a la comunidad, pero hay otras prioridades o intereses.  No es que odien a los monos, pero simplemente no les dan la importancia que tienen y eso significa que no consideran los monos para botar un árbol o áreas de bosques. En otros casos, culturalmente tienen la tradición de cazarles y eso complica más las cosas.  Depende de las personas, hay  gente que es más receptiva a lo que uno pueda decirles que otros.

7- ¿Cuál ha visto que es la principal debilidad de las comunidades humanas que impiden la conservación de primates en Ecuador?

Si tuviera que decirte algo es que nos reproducimos como conejos. Ese es un problema serio. Mientras más gente hay, más necesidades hay.  La segunda, esta idea errada que tenemos que somos lo único que importa, que es evidentemente algo que nos ayudó a mantenernos en el planeta cuando éramos pocos. Pero creo que ya es hora que con lo que sabemos, cómo afectamos al planeta, debemos ubicarnos mejor y cambiar nuestra actitud a una más respetuosa por el prójimo ser vivo.  Eso es importantísimo, el crecimiento poblacional es un factor súper importante. La otra que yo diría, es un problema de conocimiento. Nos hace falta, en muchos casos, saber cuál es la mejor manera de obtener los recursos que necesitamos sin dañar o sin afectar la probabilidad de que usemos esos recursos después. Entonces, eso va desde el hecho de que, por ejemplo, si la gente necesite sembrar plátano, la forma como siembran el plátano es absolutamente ineficiente, entonces tienen que botar montón de bosque para tener los cuatro racimos que necesitan al mes o a la semana. Si conocieran y si quisieran, porque eso es otra cosa de voluntad, aplicar técnicas que ya se han probado que funcionan, probablemente necesitarían menos espacio y eso podría terminar facilitando la coexistencia entre, no solamente los monos sino, entre otras especies silvestres que necesiten del bosque y de la gente. Pero como digo, hasta ahora no hemos visto esa necesidad como especie.

8- ¿Cuál es el mayor logro o gratificación en conservación que ha tenido durante su carrera?

Híjole ninguno. No tengo ninguno.  No voy a dejar de hacer porque es lo único que puedo hacer y sigo intentando con cosas que podrían funcionar pero no. Nada que valga la pena en realidad.  Depende de la escala en la que midas. Y puede parecer negativo, pero es la verdad. Me he pasado más de 20 años hablando con gente, diciéndoles que hay que tratar de ayudarle a los leoncillos, que son una especie relativamente más fáciles de manejar que otras especies de monos grandes, porque necesitan un área más pequeña y conocemos más de los requerimientos que tienen. Hemos desde hecho campañas de reforestación sembrando nosotros mismo los árboles que ellos comen y sin embargo, en las áreas donde hemos trabajado ya no hay monos. Todos los grupos han desaparecido y eso significa que no ha funcionado mucho de lo que hemos hecho. Pero cosas pequeñas sí. Desde el hecho de que hay gente que ha decidido no botar el bosque en fincas que son de ellos y la mantienen hasta ahora a pesar de que son gente que no tiene dinero, hasta el hecho de que hay gente que le gusta ver los monos.

9- ¿A qué primatólogos o investigadores admira usted y por qué?

A un montón. Para darte un ejemplo, antes de entrar a la universidad conocía el trabajo de la Diane Fossey y Jane Goodall. Me parecía fascinante lo que hacían.

Hace casi dos años fue la primera vez que le oí hablar en una charla y es una mujer espectacular… excepcional. Y luego un montón de gente. Creo que es gente muy comprometida en lo que hace… es gente buena.  Charles Snowdon me enseñó mucho y me sigue enseñando un montón. Son seres humanos fantásticos. No sé qué tanto les ayude ser primatólogos pero son gente con la que comparto un montón de cosas y que me han ayudado y enseñando un montón.

10- ¿Cuál es su mensaje a los futuros primatólogos?

Que tengan paciencia, constancia, optimismo.

Que les vaya bien! Les deseo lo mejor!

Alejandro Rubio-Maldonado, alumno del Máster en Primatología de la Universitat de Girona, convocatoria 2017-19.

Publicado por Máster en Primatología

Máster en Primatología organizado por la Fundació Innovació i Formació de la Universitat de Girona y promovido por la Fundació Mona. Cursos de Postgrado en Primatología. Prácticas reales e investigación con primates en santuarios, centros de recuperación y primates en libertad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: